Mario Vaquerizo: "Si Alaska y yo tuviéramos un hijo yo me pondría celoso"

Foto: EUROPA PRESS Ampliar foto

MADRID, 8 Sep. (Por Julia Fernández)

   Él es la nueva estrella de la televisión y ahora el nuevo fichaje de la nueva temporada de El Hormiguero. Mario Vaquerizo es la guinda de la espontaneidad, del desparpajo y del descaro y eso lo saben todos los platós de televisión.

   El reality de la MTV 'Alaska y Mario' marcó un antes y un después en la popularidad del representante de Dover, Leonor Watling y del grupo de su mujer, Fangoria con la que celebró su segunda boda como cierre del programa.

   Junto a Santiago Segura, el DJ romperá los moldes del programa de Pablo Motos compartiendo sus locuras una vez más. Pero no dejará de trabajar, continuará con sus colaboraciones en la Cope, en la televisión y con sus 'Nancys Rubias', su grupo de música. Tampoco descarta una segunda temporada de 'Alaska y Mario' para mostrar la luna de miel que la pareja más transgresora de España aún no ha podido llevar a cabo

- Del reality 'Alaska y Mario' a 'El Hormiguero', vaya cambio...
- Con este programa en realidad no estoy haciendo nada distinto a lo que yo llevo haciendo desde hace nueve años: colaborar en la televisión, colaborar en la radio, ejercer de DJ... De hecho voy a seguir con mis colaboraciones en la Cope, como agente de prensa de Leonor Watling y de Dover, y como manager y agente de Fangoria, el grupo de Alaska y Nacho Canut. Lo que sí que he notado es un aumento de mi popularidad debido al éxito que ha tenido el reality 'Alaska y Mario'. Yo lo vivo de forma muy natural y sé que esto es muy efímero, a todos nos llega nuestros quince minutos de fama. A veces duran más o menos. Como yo no pretendo vivir de esto porque ya tengo mi trabajo habitual y esto es algo extra, no me va la vida en ello. Eso no significa que no me lo tome de forma seria y profesional. Es un regalo que espero que la gente lo disfrute igual que lo estoy disfrutando yo.

- ¿Cómo llevas la fama? ¿Alaska es tu gran maestra?
- La llevo bien. Alaska me ayuda día a día, aprendo cada día más cosas de ella. Alaska lleva siendo famosa desde los trece años, es un buen espejo en el que mirarte. Creo que hay que tener un sentido de la profesionalidad muy grande. Si decidí exponerme, porque me gusta el medio y porque por mi carácter me gusta participar de la fama, sé que tengo que estar preparado para lo bueno y para lo malo. Es probable que la gente me siga llamando, me llamen guapo y me pidan fotos como que me llamen feo y me insulten. Estoy preparado para las dos cosas. Yo soy un profesional de la fama.

- ¿Notáis que quizás habéis perdido cierta intimidad ya que todo el mundo sabe donde vivís y lo que hacéis en todo momento?
- Nuestro reality era distinto a lo que estamos acostumbrados en ver en la televisión en España. Se trataba de mostrar nuestro día a día a todo el mundo. Entre eso está mi casa. No me molesta absolutamente nada, quizás también es porque Alaska y yo estamos en un nivel intermedio de popularidad: la gente nos conoce, pero no somos Madonna. Yo no siento que mi intimidad se haya visto invadida desde que participé en ese reality. Considero que mi intimidad la comparto con quien quiera verla. Si decido hacer un reality, muestro mi vida tal y como es, porque yo no soy actor. No tengo ningún complejo con mi intimidad, no tengo nada que esconder, me gusta como soy y me siento muy afortunado.

- Esta creciente popularidad habrá ayudado a las 'Nancys Rubias'...
- Claro, pero en el fondo mi grupo de música no deja de ser una afición más de las muchas que tengo. He tenido la suerte de que he podido sacar discos y hacer conciertos. Podría haber aprovechado el tirón que el reality me dio para promocionarme más. De hecho me llamaron de muchos sitios para que actuara con las Nancys pero no he querido. No me apetecía volver a cantar las canciones que cantaba ya hace tres años. He preferido centrarme en grabar un nuevo disco que me apetece más. Si me siguen llamando, fenomenal, pero si no me llaman no pasará nada. Además 'Las Nancys' somos muy marcianas para que interesemos tanto. El grupo no es mi medio de vida, es una diversión.

- ¿Has recibido muchas ofertas de televisión para participar en otros programas?
- Dos más, pero el primero que me llamó fue Pablo Motos y yo soy muy fiel para eso.

- Pero a Pablo le has dicho que sí y aún no sabes en qué va a consistir tu trabajo en 'El Hormiguero'...
- Yo conocía 'El Hormiguero' no solamente como espectador si no también como invitado. Vine acompañando a Fangoria, a Leonor Watling, a Dover... como agente de prensa y manager que soy de esos grupos. Me gustó mucho el ambiente, es como una familia donde todo se vive de una forma muy natural. Y después, claro, se trata de 'El Hormiguero', es como si te llamara Carolina de Mónaco para que vayas al Valle de la Rosa y dices que no vas. Sabes a priori que te vas a entender. Es como mi colaboración en la Cope, las personas que me llaman porque creen en mí o porque les he caído bien acepto, porque se trata de una cuestión de buena educación y de respeto.

- ¿No tienes miedo de no saber lo que vas a hacer en el programa exactamente?
- No, si yo supiera lo que voy ha hacer, dejaría de ser Mario. Yo no soy actor, no me sé someter a un guión, si me obsesiono con seguir unas pautas pierdo la naturalidad que es lo que le gusta de mí a la gente. Hay personas que les he horrorizado, dicen que soy un inculto, un insensato, pero a mi me da igual. Claro que soy muy inculto pero no me importa.

- ¿Te habías planteado participar en 'El Hormiguero' antes de que Pablo te lo propusiera?
- No, porque ese no es mi medio de vida. Mi medio de vida es negociar bien los contratos de Fangoria, llevar bien la promoción de Dover, que salga perfecta la nueva película de Leonor Watling... Me divierte mucho y además me pagan por ello, lo que me viene muy bien. Es una afición que se convierte en profesión. Yo no sabré de lo que voy a hablar en el programa pero tengo sentido de la responsabilidad. No soy un mamarracho.

- ¿Qué vas a aportar al programa?
- Pretendo pasarlo bien, tener un buen ambiente de trabajo y ya está. No sé muy bien lo que voy a aportar, eso que lo diga el director que es quien me ha contratado. Yo voy a hacer una sección en la que nunca voy a saber lo que me voy a encontrar, hemos quedado en que me sorprendan día a día en el plató. En general hablaré de tendencias de moda, de 'gadgets'...

- El primer invitado es Antonio Banderas, ¿tienes algo preparado para él?
- Yo no estaré en ese primer programa porque como tengo tantas cosas que hacer, mi participación será quincenal. Además, lo poquito agrada y lo mucho enfada.

- A lo mejor aprendes cosas nuevas, comentaba Pablo que vas a llevar una sección de estética para evitar pasar por el quirófano....
- Desde luego. Yo quería quitarme las glándulas salivares, pero mi cirujano me dijo que era peligroso, así que al final no lo voy ha hacer. Así que voy a ver si la sección me da ideas.

- ¿Hay algún programa en la tele donde nunca te verías?
- '59 segundos', no me gusta nada. Puestos a alucinar, me gustaría ir a todos. Aunque tampoco sirvo yo para esto. Me han llamado muchas veces para ir a 'Supervivientes', pero tantos días al sol me parecería a un conguito. Además yo no me puedo permitir a día de hoy irme porque tengo un trabajo, y porque el sol no me gusta, ni cazar cangrejos. Prefiero esos programas como espectador.

- ¿Habrá una segunda temporada de 'Alaska y Mario'?
- Estamos hablándolo con MTV porque quedó muy bien y nos gustaría.

- ¿Y qué mostraríais, la luna de miel?
- Si, estaría bien hacerlo porque no hemos podido irnos de luna de miel. Estamos tan contentos del producto televisivo que conseguimos que, o bien hacemos algo que esté al mismo nivel, o prefiero no hacerlo.

- ¿Te ves presentando un programa?
- No, yo no sirvo para presentar. Tengo problemas de dicción y soy disléxico.

-  ¿Qué te queda por hacer?
- Muchas cosas, a mi me encantaría que el día tuviera 48 horas. Me levanto a las seis de la mañana, desayuno y voy al gimnasio, escribo mis artículos, respondo mis mails... Me encantaría escribir un libro, pero creo que no estoy capacitado, una cosa es escribir un artículo y otra hilar toda una historia.

- Santiago Segura ha comentado que te vería con él en una película de 'Torrente'...
- Me encantaría porque así estaría a la altura de Belén Esteban, Ana Obregón o Francisco Rivera.

- Hay gente que dice, en el buen sentido, que has eclipsado a Alaska...
- Yo solo he mostrado como soy, y como nadie me conocía les he hecho gracia. Pero no he eclipsado a nadie. Además, ¿quién hay en España más importante que Alaska? Ahora tengo un poco más de presencia mediática gracias al éxito que ha tenido el reality, pero mi vida sigue siendo la misma que desde hace nueve años: colaborar en un programa de radio, en televisión, representar, escribir mis artículos, cantar con mis 'Nancys Rubias'...

- ¿Este reality os ha unido a Alaska y a ti aún más?
- No, yo llevo unido a Olvido mucho tiempo. Para nosotros ha sido como un regalo. Si hubiésemos querido ganar dinero con esto habríamos hecho el reality para una cadena generalista. También es verdad que no nos hubieran cogido porque no generamos tanto interés como para conseguir altos índices de audiencia. En MTV hemos estado muy a gusto porque no competimos con nadie y hacemos lo que queremos. Nos hemos reído un montón pero como me rió yo en mi día a día, no se ha producido ninguna situación ajena a nuestra vida cotidiana.

- Te han cuestionado muchas veces tus inclinaciones sexuales...
- Siempre he dicho que el tener un aspecto femenino con el pelo largo, incluso hasta pluma no significa que sea gay. Yo me he criado en un matriarcado desde que tenía uso de razón hasta los dieciocho años, vengo de una familia donde las mujeres gesticulan mucho y al final me he acabado pareciendo a lo que veía. Pero estoy encantado. No tengo ningún problema, mientras yo tenga claro lo que soy, los demás pueden pensar lo que quieran, están en su derecho. No me ofende porque lo tengo clarísimo. Para mí ser gay no es ninguna desgracia, pero cuando no lo eres, pues no lo eres, aunque lo parezcas. Yo me veo más guapo con mi pantalón pitillo y con mi pelo largo, eso no significa nada.

- ¿No has pensado tener un hijo con Alaska?
- Claro que lo hemos pensado pero ya a Alaska se le ha ido el reloj biológico. En este tema de los hijos sí que notamos la diferencia de edad, porque somos muy responsables. Cuando Alaska podía tener hijos yo no me sentía preparado para ser padre, ahora ya se nos ha pasado el momento.

- Siempre tendréis la posibilidad de adoptar...
- Eso si que no me interesa. Todo no se puede tener en la vida, pero al menos tengo una mujer maravillosa con la que comparto un montón de historia. Además, de forma egoísta, si Alaska y yo tuviéramos un hijo yo me pondría celoso, porque dejaría de hacerme caso. Alaska es muy madrera y estaría todo el rato con el niño...

- Te gustan las mujeres con curvas...
- Si muchísimo, me gustan con curvas y con mucho pecho, me da igual que estén operadas. Mi nuevo descubrimiento es Tatiana que es guapísima y tiene un cuerpazo. Pamela Anderson también me gusta mucho, mi fantasía ha realizar sería un trío: mi mujer, Pamela y yo.

- Te casaste por segunda vez con Alaska...
- Si, me casé una primera vez en Las Vegas, pero sólo tenía validez en Nevada. Llevamos mucho tiempo compartiendo nuestro amor, nuestra unión y también nuestras propiedades. Desgraciadamente todos nos morimos, y es mejor dejarlo todo bien atado, por eso nos hemos vuelto a casar, para tenerlo todo regularizado. Lo que empezó siendo una cuestión burocrática, acabó convirtiéndose en un bodorrio porque en el fondo también nos gusta mucho eso: elegir los trajes, invitar a la familia y a los amigos, que nos tiren arroz...