'OT, El Reencuentro': Alejandro Parreño, un nómada musical que recuperó la sonrisa

Actualizado 13/10/2016 17:32:07 CET

   MADRID, 13 Oct. (CHANCE) -

   Agotadas las entradas para el concierto OT: El Reencuentro que se celebrará el próximo 31 de octubre en el Palau Sant Jordi. ¡Fans, tranquilos! Aquellos que se confiaron y lo dejaron para demasiado tarde o no puedan desplazarse a Barcelona tendrán la oportunidad de disfrutar del evento musical del año desde el salón de su casa. Así lo confirmaba el ente público hace unos días, en una de las ruedas de prensa más multitudinarias que se recuerdan en una sala de RTVE.

   Una semana antes, el domingo 23, Alejandro Parreño atenderá un concierto acústico con su grupo, Cover House, en Valencia, corroborando por séptima vez en este especial Cómo hemos cambiado, la metamorfosis que sufrieron aquellos 16 chavales que hoy en día viven de lo que más le gusta hacer, cantar. Físicamente más delgado, con barba corta y un gorro o visera siempre cubriendo su cabeza, el músico de 38 años trabaja como músico y cantante, recorriendo la geografía nacional y preparando su nuevo trabajo en solitario junto al productor Manuel Torres.

   Todos los concursantes de Operación Triunfo han mejorado con los años. Tanto como artistas, la veteranía es un grado; como personas, con relaciones sentimentales, algunos matrimonios y varias experiencias como padres. Pero también ha habido malos momentos. Si ayer os contábamos los duros momentos que atravesaba recientemente Juan Camus tras el fallecimiento de su padre, también lo fueron hace unos años para Alejandro Parreño. El séptimo expulsado de la Academia tuvo que afrontar la prematura muerte de su hermano Gonzalo en 2012, tras batallar contra un cáncer de pulmón durante dos años. "Hola familia, con todo el dolor de mi corazón debo comunicaros que mi hermano Gonzalo, una de las personas más maravillosas del mundo, después de una larga lucha contra el cáncer que padecía, nos ha dejado, para vivir en un mundo mejor, donde nos esperara a todos con esa sonrisa y alegría que desprendía por cada poro de su piel. ¡Que sepáis que os quería muchísimo! ¡Hasta pronto hermano. ¡Te quiero!", fue el mensaje con el que el productor anunció el adiós de Gonzalo.

   Cinco antes de ese duro golpe, el valenciano, su hermano y Pablo Torres formaron el grupo Nómada, que lanzó un disco homónimo bajo el sello de Warner Music Group. Uno de los peores momentos del cantante, que cuatro años después ha logrado superar gracias a la enorme alegría que supuso la llegada al mundo de su hijo Noah.

   Poco sabemos de la madre del pequeño. Hace siete semanas, Alejandro compartió en su cuenta de Instagram una imagen en la que aparece besando a una mujer rubia, a la que dedica un bello mensaje de amor por su tercer aniversario. "Hace exactamente 3 años de aquella noche y de este amanecer en Javea. No pudo ser más idílica, mágica, divertida y, por qué no decirlo, inesperada la forma en la que nos conocimos. Gracias al universo que nos ha dado la razón, amor y un hijo maravilloso. Te quiero !!!!!", escribió Parreño sin desvelar la identidad de su amada.

   Alejandro ha recuperado la sonrisa y no ha entrado a comentar o rebatir a aquellos compañeros que se han quejado de un trato desequilibrado en la producción del reportaje y en el planteamiento del concierto. El artista compartió varias fotografías del día del reencuentro, del documental, ha retuiteado cientos de mensajes dedicados al estreno del próximo domingo y ha promocionado como el que más el recital de dentro de dos semanas.

   Otro dato. No son muchos los de ese grupo que pueden presumir de un número uno en la lista de Los 40 Principales, y Alejandro lo logró en 2002 con el single Ellas, primer sencillo de Perdido en el paraíso, su primer álbum en solitario con el que obtuvo dos discos de platino. Un año más tarde editó Me río, en el que se incluyó el dueto con Chenoa, Dime si lloras. Este segundo trabajo estuvo entre los 15 más vendidos en España.