Actualizado 21/04/2015 16:57:05 +00:00 CET

El calentamiento global prosigue en tasas moderadas, según datos empíricos

Calentamiento global
Foto: NASA GISS.

MADRID, 21 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Un nuevo estudio basado en 1.000 años de registros de temperatura sugiere que el calentamiento global no está avanzando tan rápido como lo haría en los escenarios de emisiones más graves del IPCC.

   "Sobre la base de nuestro análisis, un escenario de calentamiento medio es más probable, al menos por ahora", dijo Patrick T. Brown, estudiante de doctorado en Climatología de la Universidad de Duke. "Pero esto podría cambiar."

   El estudio dirigido por Duke muestra que la variabilidad natural de las temperaturas superficiales causadas por la interacción entre el océano y la atmósfera, y otros factores naturales, puede dar cuenta de los cambios observados en las recientes tasas de calentamiento de década en década.

   Los investigadores dicen que estos 'meneos' en el clima pueden ralentizar o acelerar el ritmo de calentamiento de década en década, y acentuar o compensar los efectos de los aumentos en las concentraciones de gases de efecto invernadero. Si no se tienen en cuenta, pueden sesgar la fiabilidad de los modelos climáticos y dar lugar a un exceso de interpretación de las tendencias de temperatura a corto plazo.

   La investigación, publicada en Scientific Reports, utiliza datos empíricos, en lugar de los modelos climáticos más comúnmente utilizados, para estimar la variabilidad de una década a década.

   "En un momento dado, podríamos empezar a calentarnos a un ritmo más rápido si las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera aumentan sin cambios compensatorios en las concentraciones de aerosoles o en la variabilidad natural", dijo Wenhong Li, profesor asistente en Duke, quien condujo el estudio con Brown.

   El equipo examinó si los modelos climáticos, como los utilizados por el IPCC, representan con precisión la variabilidad caótica natural que puede ocurrir en el ritmo del calentamiento global como resultado de las interacciones entre el océano y la atmósfera, y otros factores naturales.

   Para probar la precisión de los modelos climáticos, Brown y Li, crearon un nuevo modelo estadístico basado en los registros empíricos reconstruidos de las temperaturas superficiales en los últimos 1.000 años.

   "Al comparar nuestro modelo se encontró que los modelos climáticos ofrecen una mirada correcta, pero parecen subestimar la magnitud de los 'meneos' naturales en el clima década a década", dijo Brown. "Nuestro modelo muestra que pueden ser lo suficientemente grandes como para haber representado una parte razonable del calentamiento acelerado que vivimos desde 1975 hasta 2000, así como la pausa del calentamiento que se produjo entre 2002 y 2013."

Para leer más