Nueva evidencia culpa a los volcanes de la mayor extinción en la Tierra

Actualizado 15/04/2019 18:57:12 CET
Nueva evidencia culpa a los volcanes de la mayor extinción en la Tierra
MARGARET WEINER/UC CREATIVE SERVICES

   MADRID, 15 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Mercurio enterrado en rocas antiguas proporciona la evidencia más sólida hasta ahora de que los volcanes causaron la mayor extinción masiva en la historia de la Tierra.

   La extinción hace 252 millones de años fue tan dramática y generalizada que los científicos la llaman "la Gran Muerte". La catástrofe mató a más del 95 por ciento de la vida en la Tierra a lo largo de cientos de miles de años.

   Los paleontólogos de la Universidad de Cincinnati y la Universidad China de Geociencias dijeron que encontraron un aumento en el mercurio en el registro geológico en casi una docena de sitios en todo el mundo, lo que proporciona evidencia persuasiva de que las erupciones volcánicas fueron las culpables de este cataclismo mundial.

   El estudio fue publicado este mes en la revista Nature Communications.

   Las erupciones encendieron vastos depósitos de carbón, liberando vapor de mercurio a la atmósfera. Eventualmente, se precipitó hacia los sedimentos marinos alrededor del planeta, creando una firma elemental de una catástrofe que anunciaría la era de los dinosaurios.

   "Las actividades volcánicas, incluidas las emisiones de gases volcánicos y la combustión de materia orgánica, liberaron abundante mercurio a la superficie de la Tierra", dijo el autor principal, Jun Shen, profesor asociado de la Universidad China de Geociencias.

   La extinción masiva se produjo en lo que los científicos llaman el límite pérmico-triásico. La extinción masiva mató a gran parte de la vida terrestre y marina antes del surgimiento de los dinosaurios. Algunos eran monstruos prehistóricos por derecho propio, como los fieros gorgonopsidos que parecían un cruce entre un tigre dientes de sable y un dragón de Komodo.

   Las erupciones ocurrieron en un sistema volcánico llamado las Trampas de Siberia en lo que hoy es el centro de Rusia. Muchas de las erupciones ocurrieron no en volcanes en forma de cono, sino a través de enormes fisuras en el suelo. Las erupciones fueron frecuentes y duraderas y su furia se extendió por un período de cientos de miles de años.

   "Por lo general, cuando se producen grandes erupciones volcánicas explosivas, se libera una gran cantidad de mercurio a la atmósfera", dijo Thomas Algeo, profesor de geología en la Facultad de Artes y Ciencias McMicken de la UC.

   "El mercurio es un indicador relativamente nuevo para los investigadores. Se ha convertido en un tema candente para investigar las influencias volcánicas en los principales eventos en la historia de la Tierra", dijo Algeo.

   Los investigadores utilizan los afilados dientes fosilizados de criaturas similares a la lamprea llamadas conodontos para datar la roca en la que se depositó el mercurio. Como la mayoría de las otras criaturas del planeta, los conodontos fueron diezmados por la catástrofe.

   Las erupciones propulsaron hasta 3 millones de kilómetros cúbicos de ceniza en el aire durante este período prolongado. Para poner eso en perspectiva, la erupción de Mount St. Helens en Washington en 1980 envió solo 1 kilómetro cúbico de ceniza a la atmósfera, a pesar de que cayó sobre cenizas de parabrisas de automóviles tan lejos como en Oklahoma.

   De hecho, dijo Algeo, las erupciones de las Trampas Siberianas arrojaron tanto material en el aire, especialmente gases de efecto invernadero, que calentaron el planeta en un promedio de aproximadamente 10 grados centígrados.

   El clima de calentamiento probablemente habría sido uno de los mayores culpables de la extinción masiva, dijo. Pero la lluvia ácida habría echado a perder muchos cuerpos de agua y aumentado la acidez de los océanos globales. Y el agua más caliente habría tenido más zonas muertas por la falta de oxígeno disuelto.

Contador