La rotación terrestre hunde en el océano el agua del deshielo antártico

Actualizado 30/01/2017 19:08:13 CET
Equipo de sensores izado al barco RRS James Clark Ross
UNIVERSITY OF SOUTHAMPTON

   MADRID, 30 Ene. (EUROPA PRESS) -

   La rotación de la Tierra hace que el agua dulce derretida de las capas de hielo antárticas, se detecte profunda bajo el océano, más que subiendo hacia la parte superior del agua de mar más densa.

   El hallazgo corresponde a una investigación, dirigida por la Universidad de Southampton, en Reino Unido, se publica esta semana en la revista 'Nature' en asociación con colegas del Centro Nacional de Oceanografía de Southampton, la Universidad de East Anglia (UEA), British Antarctic Survey, ambas instituciones también en Reino Unido, y la Universidad de Estocolmo, en Suecia.

   El autor principal del estudio, Alberto Naveira Garabato, profesor de Ciencias de la Tierra y el Océano de la Universidad de Southampton, dice: "Creemos que nuestro estudio es un paso importante para entender cómo el agua de deshielo se mezcla en el océano y ayudará con el diseño de modelos del clima que asumen en gran medida que el agua de fusión sólo está presente en la superficie de los océanos. Nuestra investigación destaca su detección a mayor profundidad y explica por qué se encuentra allí".

   Los investigadores hicieron su descubrimiento durante una expedición en el Océano Austral dirigida por el profesor Karen Heywood, de la UEA, en el buque de investigación real de la 'British Antarctic Survey', James Clark Ross. El viaje se realizó en 2014 como parte del programa iSTAR financiado por NERC4. El equipo midió la turbulencia experimentada por el agua de deshielo a medida que fluía de una cueva bajo el glaciar Pine Island --uno de los glaciares con deshielo más rápido en la Antártida. Utilizaron un dispositivo VMP23 ('Vertical Microstructure Profiler') para detectar fluctuaciones sutiles en el agua.

LA ROTACIÓN DE LA TIERRA INFLUYE EN EL HUNDIMIENTO DEL AGUA

   Los científicos descubrieron que el agua de fusión termina asentándose cientos de metros abajo porque cuando intenta elevarse por encima del agua de mar más densa de alrededor resulta afectada por la rotación de la Tierra. Esto hace que gire muy rápidamente alrededor de su eje vertical, dando como resultado la eyección de filamentos del agua de fusión en un movimiento lateral en el mar circundante, evitando que el agua suba a la superficie.

   Los investigadores están interesados en saber la profundidad a la que el agua de las capas de hielo antárticas entra en el océano porque tiene efectos diferentes sobre la circulación oceánica global y el clima. El agua de deshielo superficial hace que las capas superiores del Océano Austral sean más ligeras, lo cual se cree que frena el hundimiento de esas aguas en la región y favorece la expansión del hielo marino antártico. Se piensa que inyectar el mismo agua de fusión en profundidad tiene el efecto opuesto, favoreciendo el hundimiento de las aguas superficiales y el retroceso del hielo marino antártico.

   El doctor Alexander Forryan, también de la Universidad de Southampton, comenta: "El efecto del agua de deshielo sobre el clima se llevó al extremo y se popularizó en el éxito de taquilla de Hollywood 'El día de mañana'. Aunque nadie espera que nuestro clima cambie en el espacio de unos días, como la película, sabemos que el agua dulce que fluye en nuestros mares podría afectar dramáticamente al nivel del mar y la circulación oceánica, por lo que es vital que nuestros modelos tengan en cuenta la presencia tanto de agua superficial como profunda para maximizar su precisión".

Para leer más