Actualizado 17/06/2009 13:28 CET

Astrónomos de la ESA descubren una magnetoestrella muerta

MADRID, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

Astrónomos de la ESA han descubierto una estrella muerta que pertenece al grupo de las magnetoestrellas, poco frecuentes --estrellas de neutrones alimentadas con un campo magnético extremadamente fuerte-- después de que una explosión encontrara su camino a la Tierra tras viajar durante miles de años a través del espacio.

Así, el 22 de agosto de 2008 llegaron a la tierra rayos-X de la gigantesca explosión, lo que activó un sensor automático de la NASA en el satélite internacional Swift. Sólo doce horas después, el satélite de la ESA XMM-Newton comenzó a recoger la radiación, permitiendo el estudio más detallado del espectro de la desintegración de la magnetoestrella.

El estallido se prolongó durante más de cuatro meses, tiempo durante el cual se midieron cientos de pequeñas explosiones. El conductor del equipo que realizó la investigación, Nanda Rea, de la Universidad de Amsterdam, destacó que las magnetoestrellas "permiten estudiar condiciones extremas que no se pueden reproducir en la Tierra".

Se calcula que esta magnetoestrella, denominada SGR 0501+4516, reside a alrededor de 15.000 años luz de distancia. Las magnetoestrellas son los objetos más intensamente magnetizados del Universo.

Sus campos magnéticos son unas 10.000 millones de veces más fuertes que el de la Tierra. Por ejemplo, si una de ellas apareciera a la mitad de la distancia que separa la Tierra de la Luna haría que desaparecieran todos los registros de las tarjetas de crédito del mundo.