El genoma del tiburón blanco puede ayudar a salvar vidas humanas

Actualizado 19/02/2019 10:55:44 CET
El genoma del tiburón blanco puede ayudar a salvar vidas humanas
BYRON DILKES, DANAH DIVERS

   MADRID, 19 Feb. (EUROPA PRESS) -

   En un paso científico importante con implicaciones en la salud humana, investigadores han descodificado en detalle el genoma completo del gran tiburón blanco, un depredador icónico.

   Un equipo liderado por científicos del Centro de Investigación de Tiburones de la Fundación 'Save Our Seas' de 'Nova Southeastern University' (NSU) y el Instituto de Investigación Guy Harvey (GHRI), el Colegio de Medicina Veterinaria de la Universidad de Cornell y el Acuario de la Bahía de Monterey, en Estados Unidos, completaron el genoma del tiburón blanco y lo compararon con los genomas de una variedad de otros vertebrados, incluyendo el tiburón ballena gigante y el ser humano.

   Los hallazgos se detallan en la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences'. La decodificación del genoma del tiburón blanco reveló no solo su enorme tamaño (una vez y media el tamaño del genoma humano), sino también una gran cantidad de cambios genéticos que podrían estar detrás del éxito evolutivo de los tiburones de gran cuerpo y larga vida.

   El gran tiburón blanco es una de las criaturas marinas más reconocidas en la Tierra, generando una gran fascinación pública y atención por parte de los medios. Este tiburón posee características notables, incluyendo su tamaño masivo (de 6 metros y cerca de 4.000 kilogramos) y el buceo a unos 1.200 metros de profundidad. Los grandes blancos también son una gran preocupación para la conservación, debido a su número relativamente bajo en los océanos del mundo.

   Los investigadores encontraron ocurrencias sorprendentes de cambios específicos en la secuencia del ADN que indican adaptación molecular (también conocida como selección positiva) en numerosos genes con funciones importantes en el mantenimiento de la estabilidad del genoma, los mecanismos de defensa genética que contrarrestan la acumulación de daño al ADN de una especie, por lo tanto, conservando la integridad del genoma.

   Estos cambios de secuencia adaptativa se encontraron en genes íntimamente relacionados con la reparación del ADN, la respuesta al daño del ADN y la tolerancia al daño del ADN, entre otros genes. El fenómeno opuesto, la inestabilidad del genoma, que resulta del daño acumulado en el ADN, se conoce bien por predisponer a los humanos a numerosos cánceres y enfermedades relacionadas con la edad.

   "No solo hubo un número sorprendentemente alto de genes de estabilidad del genoma que contenían estos cambios adaptativos, sino que también hubo un enriquecimiento de varios de estos genes, destacando la importancia de este ajuste genético en el tiburón blanco", afirma en un comunicado Mahmood Shivji, director del Centro de Investigación de Tiburones de la Fundación 'Save Our Seas' de 'NSU' y 'GHRI'. Shivji co-dirigió el estudio con Michael Stanhope, de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Cornell.

GRAN NÚMERO DE "GENES SALTARINES"

   También fue notable que el genoma del tiburón blanco contenía un número muy alto de "genes saltarines" o transposones, y en este caso un tipo específico, conocido como LINEs. De hecho, esta es una de las proporciones más altas de LINE (casi el 30 por ciento) descubiertas en vertebrados hasta ahora.

   "Se sabe que estos LINEs causan inestabilidad genómica al crear rupturas de doble cadena en el ADN --afirma Stanhope--. Es plausible que esta proliferación de LINE en el genoma del tiburón blanco pueda representar un agente selectivo fuerte para la evolución de mecanismos de reparación de ADN eficientes, y se refleja en la selección positiva y el enriquecimiento de tantos genes de estabilidad del genoma".

   El equipo de investigación internacional, que también incluyó a científicos de la Universidad Estatal de California, la Bahía de Monterey, la Universidad de Clemson, la Universidad de Oporto, Portugal y el Centro Theodosius Dobzhansky de Bioinformática Genética, Rusia, también encontró que muchos de los mismos genes de estabilidad del genoma en el gran tiburón blanco también estaban bajo selección positiva y se enriquecieron con el tiburón ballena de gran cuerpo y larga vida.

   El descubrimiento de que el tiburón ballena también tenía estas adaptaciones clave de la estabilidad del genoma fue significativo porque, en teoría, el riesgo de desarrollar cáncer debería aumentar tanto con el número de células (cuerpos grandes) como con la vida útil de un organismo: existe un apoyo estadístico para una relación positiva del tamaño del cuerpo y el riesgo de cáncer dentro de una especie. Curiosamente, esto no tiende a resistir entre especies.

LOS ANIMALES GRANDES DESARROLLAN PROTECCIÓN FRENTE AL CÁNCER

   Al contrario de lo que se espera, los animales de cuerpo muy grande no padecen cáncer con más frecuencia que los humanos, lo que sugiere que han desarrollado capacidades superiores de protección contra el cáncer. Las innovaciones genéticas descubiertas en los genes de estabilidad del genoma en el tiburón blanco y la ballena podrían ser adaptaciones que faciliten la evolución de sus grandes cuerpos y su larga vida útil.

   "Decodificar el genoma del tiburón blanco es proporcionar a la ciencia un nuevo conjunto de claves para descubrir misterios persistentes sobre estos depredadores temidos e incomprendidos: por qué los tiburones han prosperado durante unos 500 millones de años, más que casi cualquier vertebrado en la tierra", afirma el doctor Salvador Jorgensen, investigador científico en el Acuario de la Bahía de Monterey, quien es coautor del estudio.

   Pero las innovaciones no terminaron ahí. Los genomas de los tiburones revelaron otras adaptaciones evolutivas intrigantes en los genes vinculados a las vías de curación de heridas. Los tiburones son conocidos por su impresionante y rápida curación de heridas.

   "Encontramos una selección positiva y enriquecimientos en el contenido de genes que involucran varios genes vinculados a algunas de las vías más fundamentales en la curación de heridas, incluso en un gen clave de coagulación de la sangre --destaca Stanhope--. Estas adaptaciones que involucran genes de cicatrización de heridas pueden subyacer a la capacidad de los tiburones para curarse eficientemente incluso de heridas grandes".

   Los investigadores dicen que acaban de explorar la "punta del iceberg" con respecto al genoma del tiburón blanco. "La inestabilidad del genoma es un tema muy importante en muchas enfermedades humanas graves. Ahora descubrimos que la naturaleza ha desarrollado estrategias inteligentes para mantener la estabilidad de los genomas en estos tiburones de gran cuerpo y de larga vida", dice Shivji.

   "Todavía hay mucho que aprender de estas maravillas evolutivas, incluida la información que podría ser útil para combatir el cáncer y las enfermedades relacionadas con la edad, y mejorar los tratamientos de curación de heridas en humanos, a medida que descubrimos cómo lo hacen estos animales", apunta.

   "La decodificación del genoma del tiburón blanco también ayudará a la conservación de este y otros tiburones relacionados, muchos de los cuales tienen poblaciones en rápido declive debido a la sobrepesca", plantea Steven O'Brien, genetista de conservación de la NSU, quien co-concibió este estudio. "Los datos del genoma serán un gran activo para comprender la dinámica de la población de tiburones blancos para conservar mejor esta increíble especie que ha cautivado la imaginación de tantos", concluye.