Actualizado 23/01/2006 13:14:01 +00:00 CET

Las grosellas negras podrían prevenir o retrasar el inicio del Alzheimer, según estudio

MADRID, 23 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los componentes de las grosellas negras podrían prevenir o retrasar el inicio de la enfermedad de Alzheimer y las características de las bayas británicas sugieren que son las más indicadas para ello, según un estudio del Instituto de Investigación de la Alimentación y la Horticultura de Nueva Zelanda que se publica en la revista 'Chemistry & Industry'.

Los científicos muestran en su estudio que los componentes de las grosellas tienen un potente efecto protector sobre las células neuronales cultivadas en laboratorio contra el tipo de estrés provocado por la dopamina y el beta amiloide, una proteína asociada con la enfermedad de Alzheimer.

Según los científicos, estos componentes también funcionan en las células del hipocampo extraídas del cerebro. Señalan que el efecto se reproducirá probablemente en el cuerpo humano y que las grosellas podrían ayudar a prevenir o retrasar de forma significativa el inicio del Alzheimer.

Los expertos explican que tanto las grosellas negras como otro tipo de bayas negras, conocidas como moras Logan, más comunes en los Estados Unidos, contienen antocianinas y polifenólicos. Las grosellas británicas son cultivadas para que su color sea más oscuro, lo que significa que tienen más antocianinas y son posiblemente más potentes.

Los componentes de estas bayas se conocen por actuar como antioxidantes, pero su papel neuroprotector no se había demostrado antes. Los científicos desconocen el mecanismo de acción, pero explican que tienen evidencias de que los componentes protegen contra el Alzheimer al influir en la expresión genética inicial en el aprendizaje y la memoria, lo que influye en los mecanismos celulares que ayudan a las células neuronales a comunicarse entre si.