Actualizado 28/10/2010 15:46 CET

La Ley de Ciencia pasa su primer trámite en el Congreso

Cristina Garmendia Mendizábal
EP

MADRID, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Pleno del Congreso ha rechazado la enmienda a la totalidad de UPyD al proyecto de Ley de Ciencia, Tecnología, e Innovación aprobado por el gobierno el pasado mes de mayo, que pasa así su primer trámite parlamentario.

La formación que lidera Rosa Díez, que no obtuvo ningún apoyo en su pretensión de devolver el proyecto al Gobierno, alegaba que la Ley de Ciencia "perpetúa la rigidez y burocracia" del actual sistema del sector y analiza "de manera poco realista" los problemas de la investigación.

A su juicio, la norma es "excesivamente reglamentista, con un exceso de detalles inapropiado" y aborda aspectos ajenos a la competencia del Ministerio, chocando con otros departamentos como Exteriores. Tampoco fomenta la movilidad de los científicos ni intenta evitar la "actual endogamia de I+D+i" en universidades o agencias ni sienta las bases para resolver uno de los principales problemas que tiene el sistema español de I+D+i, que es el de la participación e integración en estas actividades de la empresa privada en porcentajes homologables al de países de la OCDE.

"Por desgracia este proyecto de ley es conservador y poco innovador. Se estanca en el más de lo mismo: propone un modelo anacrónico y fallido que no está a la altura de las necesidades presentes y futuras de España y no hace justicia a la precariedad de los investigadores --ha explicado--. Si no podemos gastar más, podemos gastar mejor y la Ley era una oportunidad para ello. Debe llegar a permitir el Premio Nobel para España".

PUNTOS CLAVE DEL PROYECTO

Por su parte, la ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia ha defendido su proyecto como un texto "abierto" que aspira al "máximo consenso" y que, en su opinión, los diputados "perfeccionarán con sus aportaciones". Así, ha detallado que los aspectos clave del proyecto son cuestiones que "científicos y empresas llevan años reclamando" y que han sido identificadas y diagnosticadas en múltiples informes sobre las debilidades del sistema de I+D español.

"Algunas son cuestiones que la Ley del año 1986 ya contemplaba pero que siguen en parte pendientes, como el impulso a la participación privada. Otras responden a problemas que no teníamos entonces, precisamente, por el importante desarrollo de nuestro sistema de ciencia e innovación", ha comentado la titular de Ciencia.

En este sentido, ha destacado que la Ciencia española "cumple los estándares internacionales" y los retos que afronta son: la necesidad de primar la excelencia investigadora y de definir una carrera investigadora clara y predecible; garantizar un mejor aprovechamiento del conocimiento que generan los centros de investigación; la mejora de las condiciones para los emprendedores tecnológicos, apoyando a las jóvenes empresas innovadoras, entre otros.

De esta forma, ha reiterado que el objetivo del Gobierno es mejorar las condiciones de trabajo de los científicos y fomentar su movilidad porque, en su opinión, así se mejorará "de forma efectiva" las condiciones para despertar vocaciones científicas entre los jóvenes y para atraer y retener talento dentro de las fronteras de España.

Entre los cambios que introduce el proyecto en la carrera científica figura el desarrollo de un modelo de gobernanza en coordinación con las comunidades autónomas, el fomento de un espacio europeo de investigación, el impulso de las conexiones entre el sistema público y el privado, y el incremento de los recursos públicos para racionalizar y transformar el modelo de gestión mediante mecanismos como la Agencia Española de Investigación.

La enmienda de totalidad contra el proyecto de Ley de Ciencia no recabó apoyos. Según el diputado de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, en plena crisis económica no debe pararse la tramitación de una nueva Ley de Ciencia, si bien admite que el proyecto del Gobierno ha de ser claramente mejorada en el Congreso.

José Ramón Beloki, del PNV, también cree que el texto del Gobioerno debe "transformarse": "Nosotros estamos en el punto de partida y queremos hacer una ley a la altura de los desafíos de la actualidad. El sistema requiere de profundas reformas para un cambio de modelo productivo", ha añadido.

La portavoz de CiU en materia científica, Inma Riera, sostiene que el proyecto "abre el camino de cambio", a pesar de que presente "temas pendientes" por resolver y completar. "Nos permitirá presentar enmiendas de mejora, por ejemplo en el campo de la gobernanza, así como un debate para introducir cambios para lograr una mejor eficiencia del sistema", ha agregado.

Para el ponente del PP, Gabriel Elorriaga, la reforma del sistema de Ciencia y Tecnología es "urgente", principalmente para potenciar la carrera investigadora, crear un modelo estable de financiación a la ley, o reforzar la autonomía investigadora. "Hay máxima disposición para trabajar y conseguir una norma más ambiciosa y de amplio acuerdo y vamos a trabajar en él. Hagamos el trabajo para hacer posible entre todos que el texto sea mejor", ha señalado.

El PSOE, a través de su diputada Juana Serna, ofreció "consenso y diálogo". "El resto de partidos estamos abiertos al diálogo --enfatizó--. Un buen acuerdo es aquel en el que todos cedemos para que ganen los que tienen que ganar, los ciudadanos, y con esta ley pueden hacerlo".