20 de febrero de 2020
 

El satélite lanzado por Corea se perdió poco después de su despegue

Actualizado 26/08/2009 17:35:03 CET
Primer cohete surcoreano
KARI

MADRID, 26 Ago. (EUROPA PRESS) -

El satélite lanzado el martes por Corea del Sur se perdió poco después de su despegue, debido a problemas en el sistema de montaje del carenado --la cubierta para mejorar la aerodinámica de la nave--, explicó este miércoles el propio Gobierno,según recoge la agencia de noticias coreana Yonhap.

Así, el Ministerio surcoreano de Educación, Ciencia y Tecnología dijo que mientras los cohetes de la primera y la segunda etapa del 'Korea Space Launch Vehicle-1' (KSLV-1) se separaron según lo previsto después del despegue en el Centro Espacial Naro a las 17.00 horas (hora local) de , uno de los dos carenados del satélite no se soltó de forma adecuada.

Sólo un carenado fue expulsado 216 segundos después del lanzamiento mientras que el 'Sience and Technology Satellite-2' (STSAT-2) se separó del cohete segunda etapa a los 540 segundos de vuelo. "El carenado pesa 300 kilogramos, tres veces más que el satélite científico, lo que hace prácticamente imposible que en la segunda etapa del cohete se genere el impulso necesario para mantener el satélite en órbita", dijo el viceministro de Ciencia y Tecnología, Kim Jung-hyun.

Además, agregó que el exceso de peso también afectó a la estabilización y el control de navegación, lo que causó que el cohete y la carga útil a can y se dirigieran hacia arriba, en lugar de seguir una trayectoria casi paralela a la Tierra.

En la segunda etapa, el cohete y el satélite el satélite alcanzaron una altitud de 327 kilómetros antes de separarse, ligeramente superior a la prevista 302 kilómetros, con la última escalada a una altura de más de 387 kilómetros 11 minutos después del despegue.

"Después de llegar a esta altura, el satélite probablemente cayó al suelo y fue destruido, ya que volvió a entrar en la atmósfera", dijo Kim, agregando que puede ser imposible encontrar los restos del satélite, de 100 kilogramos. Añadió que la velocidad del STSAT-2 antes de caer a la tierra se estima en 6.2 kilómetros por segundo, que es mucho más lenta que los ocho kilómetros por segundo necesarios para mantener un objeto en órbita.