Arqueólogos recomponen un relicario de marfil de 1.500 años

Los fragmentos individuales del píxide de marfil encontrados en un santuario de mármol, dispuestos como un panorama.
Los fragmentos individuales del píxide de marfil encontrados en un santuario de mármol, dispuestos como un panorama. - UNIVERSIDAD DE INNSBRUCK
Actualizado: miércoles, 26 junio 2024 18:37

   MADRID, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Un equipo de investigadores dirigido por el arqueólogo Gerald Grabherr ha examinado en detalle un relicario de marmol hallado en una iglesia paleocristiana de 1.500 años en Irschen, sur de Austria.

   El frágil objeto, ricamente decorado, de 20 por 30 centímetros, estaba escondido bajo el altar de los restos del templo de Burgbichl, desconocido hasta 2016, y desde su descubrimiento en 2022 se conserva en la Universidad de Inssbruck.

   El relicario contenía una "caja" (códice) de marfil muy fragmentada y ricamente decorada con motivos cristianos, un relicario que normalmente se retira como la parte "más sagrada" cuando se abandona una iglesia. Sin embargo, en este caso, se dejó atrás. Es el primer códice de este tipo que se encuentra en un contexto arqueológico en Austria.

   "En todo el mundo se conocen unas 40 cajas de marfil de este tipo y, por lo que sé, la última vez que se encontró una de ellas durante unas excavaciones fue hace unos 100 años. Las pocas cajas que quedan se conservan en tesoros de catedrales o se exponen en museos", explica el descubridor, Gerald Grabherr, en un comunicado.

   "El marfil, sobre todo el que se almacena en el suelo, como en el santuario de mármol, absorbe la humedad del entorno y es muy blando y se daña con facilidad en ese estado. Además, la desecación incontrolada puede provocar encogimiento y grietas y, por tanto, daños que ya no se pueden reparar", explica Ulrike Töchterle, directora del taller de restauración de Innsbruck.

   En los últimos dos años, ha conservado las piezas individuales de la caja de marfil hasta el punto de que se pueden analizar científicamente.

   "Debido a la altísima humedad del 90 % que había en el relicario de mármol inmediatamente después de su recuperación, el riesgo de condensación y formación de moho era muy alto, y el contenido no podía secarse demasiado rápido. Por eso, tuvimos que asegurar un proceso de secado muy cuidadoso y prolongado".

   Las partes más grandes están deformadas, por lo que ya no es posible restaurar el píxide a su estado original; sin embargo, los investigadores están trabajando en una reconstrucción en 3D.

   Aunque los arqueólogos supusieron inicialmente que en el relicario de mármol también se encontraron los restos de un santo, es decir, una reliquia en el sentido clásico de la palabra, la estratificación de los fragmentos encontrados en el relicario indica que el píxide de marfil ya se había roto en la Antigüedad tardía y estaba enterrado en el altar.

   "Probablemente, el píxide también se consideraba sagrado y se lo trataba como tal porque estaba en contacto con una reliquia. No se puede negar la importancia arqueológica e histórica del píxide", subraya Grabherr.

   En un extremo del copón se ve una figura al pie de una montaña: el hombre representado aparta la mirada y una mano que se alza desde el cielo por encima de él coloca algo entre los brazos de la persona. "Se trata de la representación típica de la entrega de las leyes a Moisés en el monte Sinaí, el comienzo de la alianza entre Dios y el hombre del Antiguo Testamento", dice Grabherr.

   A continuación se muestran representaciones de personajes bíblicos. Al final se puede ver a un hombre en un carro con dos caballos enganchados a él; aquí también una mano que sale de las nubes tira de esta figura hacia el cielo.

   "Partimos de la base de que se trata de una representación de la Ascensión de Cristo, del cumplimiento de la alianza con Dios. La representación de escenas del Antiguo Testamento y su conexión con escenas del Nuevo Testamento es típica de la Antigüedad tardía y, por tanto, encaja con nuestro códice; sin embargo, la representación de la Ascensión de Cristo con una biga, un carro de dos caballos, es muy especial y hasta ahora desconocida".

   Actualmente se están llevando a cabo varias investigaciones más sobre el relicario de Irschen. "Por un lado, todavía tenemos que determinar el origen exacto del mármol y también queremos determinar el origen del marfil y del elefante mediante análisis de isótopos estables. También se están examinando los componentes metálicos (las bisagras del códice eran de metal) y el pegamento que se utilizó para el marfil", explica el restaurador Töchterle.

   Por último, en la caja de mármol también se encontraron piezas de madera, probablemente partes del cierre del copón. No se puede descartar por completo, pero es poco probable que se trate de una reliquia. "Estos trozos de madera también se están analizando más de cerca; nos interesa especialmente el tipo de madera y su origen, y también nos interesa la edad", dice Töchterle.

   Irschen es un municipio del valle del Drava en Carintia, en el sur de Austria, donde los arqueólogos de la Universidad de Innsbruck llevan realizando excavaciones desde 2016. Están investigando un asentamiento en la cima de una colina de la Antigüedad Tardía que lleva abandonado desde aproximadamente el año 610 y que hasta ahora había quedado completamente olvidado, ocupando una superficie de aproximadamente una hectárea.

Contador