Las puertas lacadas no pasan de moda

Actualizado 29/09/2016 15:46:19 CET
Puertas Castalla
PUERTAS CASTALLA

Madrid, 29 de septiembre de 2016

Ahora que el verano ha terminado, es hora de poner a punto nuestro hogar para el curso que se nos avecina y una de las mejores formas de darle un lavado de cara a nuestra casa es cambiando las puertas. Una opción segura son las puertas lacadas, ya que no pasan de moda, porque una de sus principales virtudes es que aportan una mayor sensación de amplitud y luminosidad a nuestras viviendas. También son muy fáciles de limpiar, simplemente con un paño húmedo sin ningún tipo de producto abrasivo.

El lacado consiste en la aplicación de varias capas de esmalte para realzar el cuerpo de la puerta. Es una técnica muy específica y minuciosa que deja un resultado terso, liso y satinado. La opacidad es total por lo que no veremos restos o vetas de la madera que hay detrás del lacado.

Es cierto que se dice que las puertas lacadas son más caras. Esto se debe a que además de la puerta hay que añadir el lacado de la misma. Sin embargo, actualmente existen diferentes elementos que conforman la puerta que puedes elegir, por lo que el precio puede variar mucho y resultar mucho más barato de lo esperado con una calidad mejor.

Por un lado, el material de la puerta puede variar dependiendo de cuáles son tus necesidades. Por ejemplo, no debes elegir el mismo material para las puertas de interior que para las de exterior, ya que van a sufrir de forma diferente el paso del tiempo.

Otro elemento importante es la bisagra de la puerta y los accesorios que más nos gusten. No es lo mismo un herraje básico que una cerradura para una puerta blindada, por lo que el precio también varía.

Y, por último, también existen muchos tipos de lacado y tintes que pueden encarecer o abaratar el encargo final. Si queremos añadir un cristal en nuestra puerta también deberemos considerar si merece la pena o no la inversión. Todo depende de lo que queramos para nuestro hogar.

Otra de las ventajas de las puertas lacadas es que tienes todos los colores (o casi todos) disponibles, por lo que tus nuevas puertas pueden adaptarse perfectamente al color de las paredes de las estancias, o la paleta de colores que hayas elegido para la decoración de una habitación en concreto. Aunque la tendencia es el blanco, hay que animarse a ser atrevido y seguro que sorprendes. Tienes que tener en cuenta que los colores claros te permiten cambiar la decoración con más facilidad, mientras que los colores oscuros en las puertas crean espacios más íntimos y elegantes, en los que la fuente de luz es muy importante. Además, su durabilidad es igual a otro tipo de puertas, por lo que ese tema no debe preocupar. Es cierto que puede pasar que le demos algún golpe, pero existen kits de arreglado fácil que son de lo más práctico. Normalmente pueden durar unos 15 años, que pueden ser más si les aplicas en un momento dado una cera incolora para que el lacado siga brillante.

Pero si no quieres arriesgar, lo mejor es dirigirse a un especialista de confianza, que te pueda asesorar y que te garantice todo lo que hay descrito más arriba. Puertas Castalla tienen ese sello de confianza que sólo la experiencia y la profesionalidad pueden dar, por eso si estás pensando en la salud de tus puertas, mejor consúltales a ellos.

Por Nuria Landete

Emisor: Puertas Castalla

Mejora la comunicación de tu empresa con Europa Press Comunicación

Mejora la comunicación de tu empresa con Europa Press Comunicación