Actualizado 07/12/2016 11:26 CET
- Comunicado -

Calmar el dolor sin medicamentos

7 de diciembre de 2016

Los hábitos de vida y desarrollo profesional que fomentan el sedentarismo están en el origen de numerosas enfermedades crónicas como el lumbago, los dolores de espalda o de las cervicales, la debilidad muscular o la pesadez de piernas y la aparición de varices, entre otras. Sólo el dolor de espalda ocasionó en 2015 más de 60.000 bajas laborales en España.

Según el estudio del Sistema Nacional de Salud de mayo de 2016, los españoles consumimos más de 9.000 millones de euros al año en medicamentos para tratar, entre otros, estos dolores musculares. Destacan el paracetamol y el ibuprofeno con más de 40 millones de euros en consumo entre los medicamentos más consumidos para atajar estos dolores.

Como medio para calmar el dolor y reducir el consumo de medicamentos excesivos, el mundo del deporte lleva años aplicando nuevas terapias cuya base es la utilización de electrodos TENS para aliviar de forma más rápida y efectiva el dolor de espalda o de los músculos que les ocasiona su modo de vida. La colocación de electrodos TENS es tan sencilla que cualquier ciudadano puede utilizar esta técnica en su casa, siempre bajo el asesoramiento de profesionales convenientemente cualificados. Las terapias de tratamiento del dolor con electroestimulación no son dolorosas ni peligrosas. Sus beneficios están científicamente testados.

Electroestimulación: ¿cómo funciona?

Los aparatos de estimulación eléctrica del músculo aplican la intensidad que se programe en los grupos de músculos a trabajar mediante unas membranas polarizadas con la misma carga positiva y negativa. Según la frecuencia que se seleccione, se indica al cuerpo qué fibra muscular se activa o estimula para tratar el dolor, por ejemplo, de espalda.

En estos tratamientos se opta por frecuencias bajas que relajan el músculo afectado, y por extensión a la persona, provocando un efecto similar al que evoca un masaje de un fisioterapeuta profesional pero con mayor intensidad y en un tiempo menor.

No obstante, cada caso y afección han de tratarse de forma independiente. Los centros de medicina deportiva y los fisioterapeutas colegiados emplean en sus tratamientos aparatos de electroestimulación de bandas de frecuencia tan diversa como los casos que trabajan.

La eletroestimulación TENS es un tipo de estimulación muscular eléctrica que basa su eficacia en una corriente eléctrica que provoca una contracción muscular que relaja el cuerpo. El aparato TENS es ya un habitual en los gimnasios para quienes entrenan en sus instalaciones. Los deportistas de élite apuestan por estas técnicas de relajación muscular desde hace año puesto que les aporta un extra en el rendimiento de sus músculo. Unos 30 minutos de electroestimulación equivalen a 2 horas de entrenamiento, con la opción de tonificar todos los grupos musculares en una misma sesión.

Tanto atletas profesionales como entrenadores utilizan los electroestimuladores TENS a modo de tratamiento analgésico que les abre una vía para estirar los tiempos de entrenamiento. Otra gran ventaja de la electroestimulación muscular reside en que es una técnica de tratamiento del dolor que se puede usar en cualquier momento y en cualquier lugar por lo que comprar un TENS portátil se ha convertido en una opción muy valorada por profesionales y amateurs.

 

Electroestimulación muscular en casa

 

Para favorecer e intensificar la rehabilitación en casa, los impulsos eléctricos de los electrodos contraen el músculo con la misma intensidad que lo haría el sistema nervioso. Este impulso y la contracción es lo que ayuda en los tratamientos de rehabilitación muscular.

Como terapia de entrenamiento en casa, la estimulación muscular eléctrica trabaja la intensidad de las contracciones de los músculos hasta un 30%, y la velocidad de entreno, lo que favorece un ejercicio más intensivo, pero menos exigente físicamente para el músculo.

La popularización de estas terapias alternativas a los medicamentos para el tratamiento de dolores y cargas musculares ha creado a su vez un negocio paralelo de aparatos con un precio menor de lo que cuestan los electroestimuladores certificados por los organismos sanitarios.

Por ello, si decide hacerse con un equipo de electroestimulación muscular para tratar en casa y sin necesidad de medicamentos dolores crónicos como el dolor de espalda, la sobrecarga muscular o las molestias en las cervicales, busque siempre los productos homologados que presenten garantía sanitaria y el asesoramiento en su uso de fisioterapeutas profesionales.

Emisor: tens-ems.com

Mejora la comunicación de tu empresa con Europa Press Comunicación