Actualizado 08/07/2024 10:47
- Comunicado -

Los letrados Alexandra Zulaika e Ignacio Palomar luchan contra el millonario fraude de las VTC

Ciutat de la Justicía
Ciutat de la Justicía - GR comunicació

(Información remitida por la empresa firmante)

Barcelona, 8 de julio de 2024.

El encausado, habría conseguido defraudar 150.000 euros en Barcelona y más de 3.000.000 de euros en Madrid, por lo que se le imputan los delitos de estafa continuada, falsedad documental y usurpación de identidad.

Con más de 40 víctimas y un presunto fraude que supera los tres millones de euros, ambos letrados batallan en los juzgados para recuperar el dinero estafado por Rosme C., que es, en palabras de la Unidad de Delitos Económicos y Financieros (UDEF) de la Policía Nacional, un estafador profesional con alta capacidad para actuar.

El imputado Rosme C., que ha sido detenido recientemente, tiene 36 años, cuenta con una amplia lista de antecedentes policiales y se enfrenta a una macrocausa penal en un juzgado de Madrid por delitos de estafa, que lidera el letrado Ignacio Palomar Ruiz.

En Cataluña por su parte, la letrada Alexandra Zulaika Grau, junto con la colaboración de su compañero Ignacio Palomar, ha conseguido recuperar parte del dinero defraudado.

Los letrados indican que el modus operandi del principal investigado consistía en que, a través de diversas sociedades, vendía licencias VTC en Madrid y en el área metropolitana de Barcelona a personas interesadas que posteriormente, no recibían las licencias ni se les devolvía su dinero, ya que una misma licencia real llegaba a venderla varias veces a diferentes personas.

El detenido había conseguido, usurpando la identidad real del titular de la licencia, cambiarla a nombre del nuevo comprador –que era la víctima- y el cual habría pagado por ella importantes cantidades. Incluso alguna de estas víctimas habían llegado a comprar el vehículo con el que ejercerían esta labor para utilizarlo como VTC, para lo cual financiaban el pago, por lo que estos hechos les dejaba en una situación de absoluta precariedad, explican los letrados.

En los últimos meses, dado que en la Comunidad de Madrid ya era conocido por cometer presuntamente estas estafas, se trasladó hasta Barcelona, donde continuó con el mismo “modus operandi” para seguir estafando. Y es que el encausado habría conseguido defraudar 150.000 euros en Barcelona y más de 3.000.000 de euros en Madrid, por lo que se le imputan los delitos de estafa continuada, falsedad documental y usurpación de identidad.

Emisor: GR comunicació
Contacto:
Maria Domenech
Tlf: 682027049
grcomunicacio@gmail.com
Contador