No es verdad que el carbón español sea más caro o de peor calidad que el exterior

Actualizado 05/11/2010 13:53:06 CET

- "El carbón es el único recurso energético autóctono del que dispone España en cantidades suficientes para más de 200 años", reconoce Rafael Varea, responsable de política energética del Colegio de Geólogos

- Las minas se mantienen por autorización de ayudas de la Comisión Europea debido al problema social que originaría su cierre y al desabastecimiento de carbón en las centrales térmicas que están en las cuencas mineras.

Madrid, 5 de noviembre de 2010.- Es un mito que el carbón en España se encuentre en desigualdad de condiciones con el que se exporta de Europa, a pesar de que el sector atraviese un evidente retroceso desde hace algunos años. "No es verdad que sea más caro que el del exterior, porque a las compañías eléctricas se les vende al mismo precio que el carbón de importación, y el Estado subvenciona los costes al empresario carbonero por encima del precio de venta, por tanto a las eléctricas no les cuesta más caro nuestro carbón", explica Rafael Varea, geólogo experto en minería y responsable de política energética del Ilustre Colegio Oficial de Geólogos (ICOG).

Tampoco es cierto que sea de peor calidad porque depende del tipo de carbón. "En León y Palencia tenemos antracita que tiene un poder calorífico cercano a las 7.200 termias", señala Varea. "En Cangas de Narcea, la hulla, por el contrario, es de menor poder calorífico, pero esa circunstancia se tiene en cuenta en el precio final del carbón", admite. Para calcular este precio se usa una formula paramétrica, que tiene en consideración el poder calorífico, los volátiles, el contenido en cenizas y otras variables.

Asimismo el carbón español cumple con los requisitos medioambientales exigidos por la Unión Europea en cuanto a emisiones contaminantes, ya que las centrales térmicas hicieron inversiones a ese respecto para ajustarse a los niveles mínimos y que entraron en vigor a partir de 2008. En lo que respecta a las emisiones de dióxido de carbono, "tienen unas emisiones garantizadas por el Plan Nacional de Emisiones de CO2, lo que les permite funcionar sin sobrepasar los mínimos establecidos, sobre todo en estos años de crisis, donde ha caído la demanda eléctrica, y se consume menos carbón", declara Rafael Varea.

Subvenciones al carbón.

El Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, a través del 'Instituto para la Reestructuración de la Minería del Carbón y Desarrollo de las Comarcas Mineras', se encarga de canalizar las ayudas al sector. Unas van dirigidas a los empresarios mineros para compensar sus pérdidas de explotación, otras a prejubilaciones y desarrollos locales, creación de infraestructuras en las comarcas mineras y apoyo a las empresas que se instalan allí y generan empleos en estas comarcas deprimidas.

"Las explotaciones de carbón no son rentables y necesitan subvenciones de la Administración, que están autorizadas por la Unión Europea, lo mismo que le sucede a Alemania o Polonia", puntualiza el responsable del ICOG. El único país que decidió no dar ayudas a su carbón nacional fue el Reino Unido, pero "porque el Reino Unido tiene petróleo, gas, nucleares y carbón, y por tanto es autosuficiente, no como nosotros que tenemos una dependencia cercana al 80 %", indica.

Pero esas ayudas directas también se utilizan para fomentar otras industrias en la zona. "En el Plan 1998-2005 se crearon unas 1.000 empresas con cerca de 18.000 empleos para jóvenes de las comarcas mineras, si bien algunas de esas empresas quebraron en estos años de crisis", reconoce el responsable de política energética del ICOG.

Problema social.

Progresivamente se han ido cerrando las minas de carbón existentes. "En la actualidad sólo quedan explotaciones en Asturias, al norte de la provincia de León y Palencia, en Puertollano (Ciudad Real), en Peñarroya (Córdoba) y en zonas localizadas de Aragón", explica Varea.

"Nosotros debemos como Colegio defender todos los recursos, y en el caso del carbón es nuestro único recurso autóctono del que disponemos en cantidades suficientes para más de 200 años", precisa el experto del ICOG. "Además - añade- no es una cuestión económica, se siguen manteniendo porque hay un problema social con todas las familias y comarcas que viven del carbón y no tienen ninguna alternativa".

El decreto del carbón, aprobado el 1 de octubre de 2010 por el Consejo de Ministros - a pesar de las divergencias con Europa, que mantiene las competencias en la materia-, recoge una partida presupuestaria para financiar el déficit del sector. Gracias a este decreto, las compañías mineras pueden hacer frente al pago de las nóminas de sus trabajadores.

"Aunque ese dinero también sirve para financiar las actividades de reindustrialización de las comarcas mineras, infraestructuras, apoyo a las empresas que se instalen y creen puestos de trabajo, cursos de formación, reciclaje, seguridad o dinamización de las comarcas mineras", concluye el responsable del ICOG.

Ilustre Colegio Oficial de Geólogos (ICOG).

El ICOG es una institución sin finalidad lucrativa creada para la defensa y apoyo de los intereses de los Geólogos según la Ley 73/1978 de 26 de Diciembre. Entre sus fines esenciales, destacan la ordenación de la actividad o ejercicio de la profesión de Geólogo y la representación exclusiva y defensa de los intereses de la misma. Con sede en Madrid, el Colegio cuenta con delegaciones en Aragón, Asturias, Cataluña y País Vasco. Para más información, puede visitar www.icog.es.

EMISOR: COLEGIO DE GEÓLOGOS.

Para más información:

Europa Press Comunicación.

Manuel Recio, manuelrecio@europapress.es.

Rubén Marcos, rubenmarcos@europapress.es.

Tfno: 91 359 26 00.

Ilustre Colegio Oficial de Geólogos:

Enrique Pampliega epampliega@icog.es.

Tfno.: 91 553 24 03.

Mejora la comunicación de tu empresa con Europa Press Comunicación

Mejora la comunicación de tu empresa con Europa Press Comunicación