Publicado 29/11/2021 14:58CET

Ángel Martín: "Que se hable de salud mental es maravilloso, pero me da miedo que sea una moda"

Ángel Martín presenta el libro 'Por si las voces vuelven'
Ángel Martín presenta el libro 'Por si las voces vuelven' - JOTXO CONTUMAZ STUDIO/REMITIDA PLANETA

   VALÈNCIA, 29 Nov. (EUROPA PRESS) -

   El presentador y guionista Ángel Martín considera que hablar de salud mental es algo importante y "maravilloso", pero confiesa que siente cierto temor a que se convierta en una "moda" pasajera.

   "Que se pongan sobre la mesa estas cosas es infinitamente mejor que mantenerlas escondidas, pero me preocupa que, entre comillas, sea una moda, que se descubra que hablar de esto genera más clicks y se banalice", ha aseverado.

   Martín ha hecho estas declaraciones a Europa Press con motivo de la presentación en València de 'Por si las voces vuelven' (Planeta), el relato donde el humorista ha desvelado que en 2017 tuvo que ser ingresado a causa de un brote psicótico.

   Concibe la obra como "una caja de herramientas", tanto para él como para aquellas personas que puedan encontrarse en una situación similar, mediante la cual narra el episodio, pero también su camino de reconstrucción para "salir del pozo". La respuesta que esta recibiendo, afirma, está siendo "abrumadora y alucinante".

   Asegura Martín que no se ha sentido cohibido a la hora de escribir por el hecho de ser famoso. "No he tenido ningún pudor ni se me ha pasado en ningún momento por la cabeza tener cuidado por ser popular. Necesitaba ser honesto y escribirlo con mi lenguaje y sin esconder nada", recalca.

   Pese a la dureza de la experiencia, el cómico señala que no vive alerta por si vuelve a sufrir un brote, sino que siente "una tranquilidad absoluta" que tiene que ver, en su caso, con el proceso de reconstrucción que ha emprendido.

   De hecho, cuando se le pregunta por qué ha sacado de esta vivencia, responde: "He tenido la opción de reconstruirme por completo, algo que, seguro, no hubiera hecho si no me hubieran puesto este espejo delante".

"PONER EL CONTADOR A CERO"

   "A medida que crecemos --prosigue-- vamos viviendo por inercia y dando por sentado cosas sin pararnos a pensar en la dirección de los pasos que damos. El hecho de romperme por completo me ha permitido reconstruirme, tomar decisiones sobre el tipo de persona que quiero ser y tener la opción de poner el contador a cero".

   Lo que no le ha ayudado por el camino ha sido el humor a pesar de que cree que en su genética "debe haber algo" que le predispone a él. "En mi caso, el humor no ha sido una herramienta para recuperarme, ni de broma, para nada", asegura con rotundidad.

   "No hay sentido del humor cuando te pasa algo así, no existe. No es que no seas capaz de reírte de ti mismo, sino que no existe ninguna emoción, estás vacío", incide.