Las asociaciones de mujeres acuerdan con Generalitat seguir en su sede de alquiler mientras negocian una "alternativa"

Actualizado 11/06/2012 17:04:21 CET

VALENCIA, 11 Jun. (EUROPA PRESS) -

Las asociaciones de mujeres cuya sede se encuentra ubicada en un inmueble de la calle Martínez Cubells de Valencia alquilado por la Generalitat han alcanzado este lunes un acuerdo con la Dirección General que les permitirá continuar en estas dependencias como mínimo, hasta el 30 de agosto, y en caso de que sea necesario, hasta encontrar una "alternativa de consenso" acorde con sus necesidades.

Así lo han anunciado el secretario autonómico de Familia y Solidaridad, Enrique Navarro, y la presidenta de la Federació de Dones Progressistes, Amalia Alba, tras una reunión en la que también ha participado la directora general de la Mujer, Celia Ortega, después de que el pasado 6 de junio, se enviara una carta a la docena de asociaciones que ocupan este inmueble para comunicarles la rescisión del contrato de arrendamiento de la vivienda y exigirles el abandono de la misma antes del 25 de junio.

En declaraciones a los medios, ambos han destacado "el buen clima" del encuentro y la "voluntad de diálogo" para encontrar una solución que satisfactoria para todos entre las que se ha hablado de reubicar a las asociaciones a otras dependencias que sean propiedad de la Generalitat, eso sí, tal como han pedido, "todas juntas", y se ha planteado la posibilidad de "compartir gastos" de mantenimiento y renegociar el alquiler.

En este sentido, Enrique Navarro ha asegurado la reunión ha sido "muy satisfactoria" y ha garantizado que "las asociaciones van a continuar en el piso de Martínez Cubells hasta el 30 de agosto y si fuera necesario continuarán durante el plazo que sea necesario hasta que, por ambas partes, encontremos unas instalaciones que se adecuen a la labor que vienen desarrollando y que satisfagan sus necesidades".

En ese sentido, ha subrayado que "si llega el 30 de agosto y no hemos encontrado unas instalaciones acordes se ampliará el plazo de alquiler para que puedan mantenerse".

La idea es "reubicarlas posiblemente en centros propios de la Administración valenciana" y "aprovechando el nuevo centro administrativo Nou d'Octubre es posible que queden instalaciones desocupadas y que algunas de estas instalaciones las que puedan ocupar estas asociaciones", ha apuntado Navarro. En cualquier caso, se va a trabajar para atender a una petición que ha considerado "lógica" y es que quieren "permanecer unidas".

Asimismo, se ha hablado de "compartir los gastos" ya que las asociaciones son "conscientes de las dificultades económicas" que atraviesa la Administración y "están dispuestas a colaborar".

De hecho, el motivo del desalojo que se iba a llevar a cabo es "la política de restricción presupuestaria y optimización de recursos" que lleva a cabo el Gobierno autonómico, en la que se enmarca el traslado de los diferentes departamentos de la administración a instalaciones propias y al "abandono de la política de alquileres que alcanza también a las asociaciones". El alquiler del piso de Martínez Cubells finalizaba el 30 de junio, "de ahí un poco la premura en intentar de alguna manera no renovar los alquileres que están vigentes", ha justificado el secretario autonómico.

"TODO UN CAMINO PARA ENTENDERNOS"

Por su parte, Amalia Alba ha celebrado no tener ya "la presión del desalojo" y ha valorado el diálogo y el acuerdo para ampliar el plazo de permanencia en la misma sede hasta tener "una alternativa de consenso", aunque ya han avisado de que no se irán sin una opción "adecuada para las necesidades" porque no piensan "abandonar" y dejar "sin ninguna atención de un día para otro" a las miles de mujeres que acuden a estas asociaciones en una situación de "vulnerabilidad" por diferentes problemas que pueden ir desde la violencia de género, a las agresiones sexuales o que han sido mastectomizadas.

Para la presidenta de Dones Progressites es "muy importante haber frenado la violencia que suponía para las asociaciones" una carta como la recibida la semana pasada y ha aceptado las "disculpas" de los responsables de la Administración por las formas al tiempo que ha constatado su "voluntad de colaboración". "A partir de ahí, tenemos todo un camino para entendernos", ha augurado.

Ya sea compartiendo gastos o siendo reubicas, Alba ha dejado claro de la solución debe ser para "todas o ninguna" porque las diferentes acciones tienen un "efecto multiplicador" y entre todas pueden dar una mejor "atención integral" a las mujeres que ayudan.

Por último, ha agradecido a las diferentes entidades que han acudido a dar su apoyo a la concentración que esta misma mañana ha tenido lugar ante la sede la Conselleria de Justicia y Bienestar Social para evitar el desajolo de las asociaciones de mujeres. "Todos coinciden en que es un grave error lo que ha hecho Conselleria" ha apuntado Alba, para quien "la presión social" ha ayudado a que ésta "reconociera su error" y a que "la actitud fuera diferente en la reunión de hoy".