Actualizado 03/06/2009 21:25 CET

El Ayuntamiento de Vila-real paraliza el convenio con Azuvi ante el despido de trabajadores

CASTELLÓN, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Vila-real (Castellón) ha paralizado el convenio urbanístico con la empresa Azuvi tras producirse el anuncio de despido de más de la mitad de su plantilla. El alcalde de la ciudad, Juan José Rubert, anunció que no seguirá adelante con ningún proceso municipal relacionado al acuerdo alcanzado con la dirección de Azuvi, "puesto que ésta ha incumplido las premisas del convenio que garantizaban la capacidad productiva de la empresa dentro del término de Vila-real y preservaban los puestos de trabajo de sus empleados".

El primer edil aclaró que "si en su momento se llevó adelante este convenio fue para asegurar la continuidad de la empresa, a la vez que mejorar la calidad de vida de los vecinos de la zona sur de la ciudad, ya que se buscaba separar el uso industrial del residencial".

El traslado de esta azulejera, contemplado en el acuerdo, suponía la creación de una nueva empresa más moderna y competitiva en otro sector de la localidad y la obtención -en el espacio de más de 128.000 metros cuadrados que dejaría la antigua fábrica- de 103.000 metros cuadrados de terrenos, totalmente urbanizados sin coste alguno para la ciudad. Además, este acuerdo suponía la cesión de suelo dotacional para la ubicación de infraestructuras sanitarias y educativas, según informaron en un comunicado fuentes municipales.

Al respecto, Rubert recalcó que "el equipo de gobierno, a diferencia del partido socialista local, ha tenido siempre muy claro qué modelo de ciudad quiere para toda la ciudad de Vila-real, como ya se demostró con la actuación en la zona de la Bassa d'Insa, que, por otro lado, también ratifica que se han dedicado muchas horas de trabajo a mejorar todos los barrios del municipio y no sólo la zona centro".

Por tanto, el alcalde señaló que "el equipo de gobierno actúa y cumple, a diferencia del señor Benlloch -portavoz de grupo socialista- que miente y difama constantemente", ya que, en su opinión, el portavoz del grupo socialista "ha vertido una serie de acusaciones falsas sobre la legalidad del convenio con Azuvi", por las que Rubert invitó a Benlloch a "acudir a los tribunales o a rectificar de forma pública e inmediata sus afirmaciones".

Juan José Rubert insistió también en su interés por atender todas las peticiones de reunión o mediación que puedan plantear todos los sindicatos. "Como siempre, estaremos al lado de todos trabajadores, no como el partido socialista que sólo atiende a las agrupaciones sindicales que le son afines", puntualizó.

Según Rubert, esta actitud del partido socialista demuestra que "Benlloch sólo busca el beneficio político particular de esta situación, que por otro lado han provocado él y su partido a nivel nacional, primero negando la crisis y después no sabiendo gestionarla".

Por último, Juan José Rubert incidió en su "preocupación" no sólo por los trabajadores de la empresa Azuvi, sino por todos los que en este momento "sufren en la ciudad las consecuencias de la situación económica actual". "Mi prioridad seguirá siendo trabajar para amortiguar el impacto de la crisis y para superarla lo antes posible, como ya se está haciendo mediante un amplio Plan de Emergencia Social y un Plan Municipal de Obra Pública de más de 40 millones de euros", añadió.