Bonig se reivindica como líder de la oposición y ofrece a Puig "lealtad" para todo lo que sea bueno para la Comunitat

28A.- Bonig exige "respeto" para que el valenciano "no sea un elemento de confrontación" y para "la libertad educativa"
PPCV
Actualizado 03/05/2019 13:13:03 CET

Esta convencida de que el voto que se ha ido a Cs y Vox volverá e insta a renovar el mensaje para "que llegue a la gente"

VALÈNCIA, 2 May. (EUROPA PRESS) -

La presidenta del PPCV, Isabel Bonig, se ha reivindicado este lunes como líder de la oposición del bloque de centro derecha en la Comunitat Valenciana tras los resultados de las elecciones autonómicas del domingo, y ha señalado que aunque vio al candidato de Ciudadanos (Cs) a la Generalitat, Toni Cantó, "muy eufórico" el liderazgo es del PP y si él llega esta legislatura a ayudar, "pues bienvenido".

Además, ha señalado que el 'president' Ximo Puig tiene al PPCV "para todo lo que sea bueno para la Comunitat" y "no va a tener ningún problema de convivencia por parte del PP, sino todo lo contrario lealtad y firmeza", pero espera esa misma lealtad de vuelta "porque esta legislatura no ha sido así".

"Yo estoy dispuesta a hacer borrón y cuenta nueva, pero exijo un mínimo de respeto a partidos constitucionales, a la líder de la oposición y al principal partido de la oposición, que es el PP. Si somos capaces de superar esto, creo que pueden salir las cosas bien, de él depende, que esté preocupado de su gobierno, que la convivencia está garantizada".

Así se ha pronunciado Bonig antes de presidir la Junta Directiva Regional del partido para valorar los resultados del 28A y diseñar la campaña para las municipales y europeas del 26 de mayo. Sobre el primer punto, ha reconocido que los resultados "no son buenos" pero el PPCV era consciente de que la fragmentación del centro derecha les iba a "hacer daño" y se les han ido finalmente "tantos votos a Vox como a Cs, eso es así".

No obstante, ha apuntado que están "contentos" porque pese a haber tenido la abstención de unos 40.000 votantes del PP que no han ido a votar han sacado 154.000 votos más, muchos de ellos procedentes de la abstención, y también ha puesto en valor la "fidelidad" a los 'populares', por encima de la de Vox y Cs.

Según ha remarcado Bonig, esta pasada legislatura "ha sido dura y complicada en el PPCV" con la "mochila" que cargaba pero tiene en su haber la labor que ha realizado en la oposición. Así, se ha mostrado convencida de que ese voto perdido "por múltiples razones legítimas" volverá, aunque esto "requiere tiempo y actitud del PP para que vuelva a confiar".

A su juicio, recuperar a esos votantes "no se consigue de la noche a la mañana, no es fácil" y necesita "un proceso de renovación, actitud y de ofrecer un proyecto político interesante". Ha explicado que el PP ya ha protagonizado una renovación y ha agregado que "las transiciones no son fáciles, requieren tiempo" y ahora hay que renovar el mensaje para "hacerlo atractivo, que llegue a la gente". "Los mensajes hay que adecuarlos, tienen que ser frescos,
pero también tenemos que contar con toda la gente del partido", ha agregado.

La presidenta 'popular' ha recordado que hace unos años "parecía que Podemos iba a acabar con el PSOE y ahí está", por lo que "hay que dar tiempo". "Lo que tiene que hacer el PP es centrarse en lo que le ha caracterizado siempre, con una renovación", ha apuntado.

Preguntada sobre si calificaría, como el líder nacional del PP, a Vox de extrema derecha, ha señalado que le parece "muy bien", pero ha subrayado que Podemos representa a la extrema izquierda.

ACONSEJA REFLEXIÓN Y AUTOCRÍTICA AL BOTÀNIC

Bonig, que ha reconocido el triunfo del Botànic, ha subrayado que el PP se ha quedado a 4.311 votos de conseguir tres escaños que permitirían estar hablando hoy de un cambio en el Consell, por lo que se han quedado "a muy poco".

Así, considera que tras cuatro años de gobierno y después de 20 de mayorías absolutas del PP y "de todo lo que ha caído en el PPCV que pasasen de una diferencia de 270.000 votos a una de 40.000" le permite lanzar un consejo, que hagan "una reflexión y autocrítica".

También ha apuntado que en esta nueva etapa "sería recomendable que dentro de la vida política considerásemos a nuestro adversario como adversario político y no enemigo" y ha vuelto a tender la mano a Puig porque le preocupa "el gobierno que entra", previsiblemente con Podemos dentro.

"Puig no puede decir que la riña entre las derechas va a poner en peligro la convivencia porque el PP no ha nacido ayer, Cs tendrá sus cosas pero no es un partido antisistema, que tenga absolutamente claro que nosotros, como partido responsable y de gobierno, vamos a estar a su lado reclamando inversiones y financiación, nosotros no somos trileros y demagogos como ellos", ha afirmado.

ENTRA "UN SOCIO RADICAL"

Por ello, ha vuelto a pedirle "prudencia y serenidad" a la hora de formar gobierno ante la entrada de "un socio radical, la extrema izquierda", que "en algunas cuestiones fundamentales para esta comunidad tiene políticas complicadas y difíciles de casar en una economía de libre mercado, exportadora, turística y de libertad".

"Le recomiendo --ha indicado-- que mire más adentro, no vaya a ser que este bloque de izquierdas, con la extrema izquierda y los nacionalistas, se convierta en un obstáculo para el desarrollo de la Comunitat Valenciana y que quien rompa la convivencia sean ellos".

Contador