El cannabidiol repara daño cerebral y alteraciones de conducta en ratones con TEAF, según un estudio

El cannabidiol repara el daño cerebral y alteraciones de conducta en ratones con espectro alcohólico fetal, según un estudio de la UMH
El cannabidiol repara el daño cerebral y alteraciones de conducta en ratones con espectro alcohólico fetal, según un estudio de la UMH - UMH
Publicado: jueves, 19 enero 2023 11:01

ALICANTE, 19 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un estudio llevado a cabo por investigadores del Instituto de Neurociencias ha demostrado que el cannabidiol --uno de los compuestos de la planta del género Cannabis-- podría ser "útil" para tratar las alteraciones asociadas al trastorno de espectro alcohólico fetal (TEAF).

Los investigadores del Instituto de Neurociencias --centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad Miguel Hernández de Elche (UMH)-- señalan, en un artículo publicado en la revista 'Pharmacological Research', que la administración crónica de cannabidiol en crías de ratones expuestas al alcohol en su etapa gestacional y de lactancia mejora su comportamiento emocional, la memoria y el daño cerebral, según han indicado las entidades en un comunicado.

El catedrático de Farmacología de la UMH Jorge Manzanares, miembro también del Instituto de Investigación Sanitaria y Biomédica de Alicante (Isabial), ha explicado que los trastornos derivados del consumo de alcohol durante la gestación y lactancia se consideran la "causa evitable más prevalente" de problemas relacionados con el desarrollo neuronal. En concreto, ha precisado que se estima que casi ocho de cada 1.000 habitantes presentan espectro alcohólico fetal, que afecta a más del cinco por ciento de los nacimientos anuales.

Aunque actualmente no existe un tratamiento específico para este trastorno, la búsqueda de fármacos específicos y seguros es una "necesidad creciente". Por lo tanto, los investigadores del Instituto de Neurociencias esperan que los resultados obtenidos en este estudio puedan estimular la realización de estudios clínicos con cannabidiol en niños y jóvenes con TEAF.

PRIMER TRABAJO SOBRE LA MATERIA

Este es el primer estudio que evalúa el efecto del cannabidiol sobre las alteraciones de conducta y cerebrales en un modelo animal de espectro alcohólico fetal, según han resaltado desde el grupo Neuropsicofarmacología Traslacional de las Patologías Neurológicas y Psiquiátricas, dirigido por el profesor Manzanares y ubicado en el IN.

Para evaluar este efecto, se administra alcohol por vía oral a ratones hembra gestantes desde el momento equivalente al segundo trimestre de la gestación hasta la finalización de la lactancia, cuando las crías tienen 21 días.

La administración diaria del cannabidiol empieza el mismo día del destete de las crías y continúa hasta la finalización del estudio. Cuando las crías llevan cinco semanas de tratamiento, se llevan a cabo distintos estudios para valorar sus niveles de ansiedad, depresión, memoria y cognición. Una vez finalizadas las evaluaciones, se realizan estudios cerebrales para detectar cambios en la expresión de genes y proteínas, así como estudios celulares.

Los resultados del estudio indican que los ratones expuestos al alcohol tienen "más ansiedad, depresión y problemas de memoria". Así, Manzanares ha detallado que el tratamiento crónico con cannabidiol, administrado desde una etapa muy temprana, "consigue mejorar todos los aspectos conductuales tanto en los ratones macho como en las hembras".

Las crías expuestas al alcohol durante la gestación y la lactancia presentan alteraciones en el desarrollo cerebral como, por ejemplo, un menor número de neuronas particularmente en el hipocampo --que tiene un papel fundamental en el almacenamiento de los recuerdos--, así como un deterioro de la maduración y plasticidad sináptica.

Sin embargo, la administración de cannabidiol durante el período postnatal "mejora los procesos de creación de neuronas e incrementa la supervivencia celular al incrementar la plasticidad en el hipocampo", según se refleja en el estudio.

En el estudio han participado investigadores del Departamento de Biología de la Universidad de Rutgers (Estados Unidos) y del Instituto de Neurociencias Cognitiva y Traslacional de la Universidad Favaloro (Argentina).

Contador