Actualizado 08/05/2007 21:40 CET

Castellón.-Sucesos.-Los detenidos por el alijo de cocaína querían ocultar el laboratorio con una fábrica de champiñones

CASTELLÓN, 8 May. (EUROPA PRESS) -

Los cinco detenidos por la Policía Nacional en la operación Rey, en la que se decomisaron 512 kilos de cocaína, pretendían ocultar el laboratorio clandestino que tenían en Albocàsser bajo la tapadera de una plantación y centro de transformación de champiñones, según explicó hoy a Europa Press el alcalde de dicha localidad, Antonio Querol, quien señaló que los presuntos delincuentes iniciaron las obras sin licencia municipal.

El propio alcalde se personó en el lugar de los hechos al tener conocimiento de las obras que se estaban ejecutando en la partida de Els Plans, a unos 500 metros en línea recta de la futura prisión del Maestrat.

El primer edil les instó a solicitar licencia municipal para la actividad que iban a desarrollar. Querol relató que los detenidos habían tramitado la solicitud de licencia y se habían puesto en contacto con los servicios técnicos municipales para conocer las condiciones en las que debían llevar a cabo su actividad.

El propio alcalde de Albocàsser señaló que cuando se interesó por la edificación vio los zulos que se estaban construyendo bajo tierra, con la supuesta intención de convertirlos en centro de cultivo de champiñones. Querol aseguró no detectar "nada extraño" en los solicitantes de la pertinente licencia para lo que, finalmente, resultó, ser la antesala de un laboratorio de cocaína.