Publicado 17/01/2022 10:05

La Comunitat, cuarta autonomía más denunciada por supuestas negligencias sanitarias, con 1.009 casos

Archivo - Fachada hospital Urgencias
Archivo - Fachada hospital Urgencias - SONIABONET / ISTOCK - Archivo

MADRID/VALÈNCIA, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Comunitat Valenciana se sitúa como la cuarta comunidad autónoma más denunciada el año pasado por supuestas negligencias sanitarias, con 1.009 casos, según los datos de la Asociación del Defensor del Paciente.

Esta asociación, que ha presentado este lunes su Memoria anual de presuntas negligencias médico-sanitarias, recibió 13.156 denuncias en toda España relacionadas a la sanidad pública y privada en 2021, 2.647 más que el año anterior (un 20 por ciento), aunque ligeramente inferior a los 13.454 casos de 2019, año anterior a la pandemia.

Algo parecido ocurre con los datos de negligencias que acabaron en fallecimiento, en total en 2021 se han registrado 628 reclamaciones con resultado de muerte, supone 100 más que en 2020, pero 129 menos que en el año anterior a la llegada de la Covid-19.

La Comunidad de Madrid encabeza la lista de reclamaciones con 3.226 casos, de los que 161 fueron con resultado de muerte, aunque hay que tener en cuenta que es la más denunciada porque es la comunidad que más intervenciones quirúrgicas realiza a lo largo del año. Con respecto a 2020 la subida de reclamaciones supone un 23 por ciento.

Andalucía es la segunda más denunciada con 2.420 casos, aumentando en un total de 417 asuntos y una subida del 17 por ciento en relación con el curso anterior. Cabe puntualizar que, de la suma, 82 han sido con resultado de fallecimiento. La tercera comunidad más denunciada es Cataluña con 1.704 casos, de los que 70 han sido muertes, y una subida del 15 por ciento de reclamaciones con respecto a 2020.

La Comunitat Valenciana se sitúa en cuarto lugar con 1.009 casos, de los que 47 han sido con consecuencia de fallecimiento y una subida del 12 por ciento. Galicia se establece como la quinta más denunciada con 709 casos, de los que 44 han sido con resultado de muerte y un aumento del 28 por ciento.

La sexta comunidad más denunciada es Castilla y León con 702 casos, de los que 39 han sido muertes. En este caso, las denuncias han aumentado en un total de 190 lo que supone una subida del 27 por ciento. Le sigue Castilla-La Mancha con 692 casos, un total de 186 reclamaciones más respecto a 2021, y el mismo porcentaje de subida que la anterior (27%) y 40 fallecidos por negligencia.

Murcia se sitúa en mitad de la tabla con 545 casos, de los cuales 32 han sido con resultado de muerte. Esto significa un 25% de subida, es decir, 137reclamaciones más que en 2021; el País Vasco se posiciona en la zona templada con 410 casos, de los cuales 30 han sido con consecuencia de fallecimiento; en total 93 más que en 2020 (22%); Aragón es la décima comunidad más denunciada con 358 casos, de los cuales 23 han sido muertes; ha aumentado un total de 91 lo que supone una subida del 25%.

Le sigue Canarias que aglutina 303 casos, de los cuales 18 han sido muertes; ha habido 50 denuncias más (16%); Extremadura ha recibido 283 quejas, de los cuales 18 con resultado de muerte; han sido 34 casos más; Las denuncias suben un 12%; Baleares recibió 201 quejas, de las cuales tan solo 4 han sido con resultado de defunción; hace un año fueron 26 denuncias menos (13%); Cantabria sube un 17% con 196 casos (34 más que hace un año), 6 de ellos fallecidos, y cierra Navarra con una subida del 12% con 92 denuncias (11 más que en 2020) y apenas 3 son por fallecimiento. Las Ciudades Autónomas terminan el año sin muertes por negligencia, con 7 denuncias Ceuta y 3 Melilla.

LISTAS DE ESPERA

El mayor número de reclamaciones se da por las listas de espera, le sigue las intervenciones sanitarias en Cirugía General, Urgencias, Traumatología, Ginecología y Obstetricia y Odontología y maxilofacial. El séptimo puesto lo ocupa el transporte sanitario y Ambulancias (112 y 061), seguido de Cardiología, Oncología y Anestesia y reanimación.

Respecto las reclamaciones por los servicios de Urgencias, el Hospital de La Paz de Madrid vuelve a ser el peor parado, aunque hace hincapié en la "caótica" situación del Complexo Hospitalario Universitario A Coruña (Chuac), seguido del Complejo Hospitalario Universitario Insular en Las Palmas de Gran Canaria y el Hospital Virgen de la Salud en Toledo, de los que destaca una "gestión deficiente".

Le sigue en quinto lugar el Hospital Universitari Son Espases en Palma de Mallorca; el Complejo Hospitalario Regional Virgen del Rocío en Sevilla; el Hospital General Universitari de Valencia; el Hospital Universitario Miguel Servet, en Zaragoza; el Hospital Universitari Vall d'Hebron, en Barcelona, y cierra el ranking el Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid.

Para Carmen Flores, presidenta de la asociación, estos datos "hablan por sí solos" ya que de 2020 a 2021 "se han incrementado en más de un 20 por ciento". No obstante, se observan cifras muy similares a las de hace una década, cuando en 2011 se dieron las cifras más bajas de toda la serie expuesta en este informe.

"La excusa del Covid-19 ya no cuela puesto que el sistema sanitario sigue sin ser idílico por la falta de recursos personales y materiales. La pandemia ha dejado al descubierto las vergüenzas del sistema nacional sanitario. Nuestra sanidad no da para más debido a que la inversión no es la adecuada. La sanidad española continúa con su carácter abnegado", advierte ante posibles excusas de las diferentes administraciones a estos malos datos.

Respecto a los fallecimientos tras una mala praxis médica, la Asociación el Defensor del Paciente señala que la causa principal ha sido al error de diagnóstico y la pérdida de oportunidad terapéutica. Le siguen intervenciones mal realizadas, altas precipitadas, atención deficiente, infecciones hospitalarias, retrasos en ambulancias, etc.

El informen ha identificado 34 fallecidos tras avisar al 112. En estos casos, o bien no se envió una ambulancia al domicilio para trasladar al enfermo a un hospital, o la respuesta fue tardía con más de una hora de retraso desde la llamada de asistencia.

Asimismo, tienen constancia de que 38 pacientes fallecieron por infección hospitalaria debido a que el hospital no cumplió las medidas de asepsia necesarias. Aunque, advierte de que este número es ínfimo con respecto al real, "ya que en España al año fallecen más personas por infecciones hospitalarias que por accidentes de tráfico".

Por otro lado, por un resultado insatisfactorio en cirugía plástica, reparadora y estética, la Asociación ha recibido 298 denuncias; una cifra ligeramente superior en comparación con el año pasado, lo que significa que con la pandemia las personas se han sometido más a este tipo de intervenciones.

El informe señala que 122 bebés nacieron con alguna discapacidad, lo que supone 25 casos más respecto al año anterior, relacionados con partos llevados de forma inadecuada o con fórceps, causando secuelas como sufrimiento fetal, parálisis cerebral o braquial, etc. Aquí, el informe denuncia la falta de información en numerosos casos por parte de los ginecólogos sobre las malformaciones del feto.

Además, constan 105 casos de estado de discapacidad en pacientes después de intervención quirúrgica, quedando en estado de tetraplejia o paraplejia; este dato supone 23 casos más contabilizados comparándolo con 2020. Y, otro dato llamativo, son los 85 casos de afectadas por depilación láser; un dato a tener en cuenta, ya que esta técnica está incrementado su práctica dentro de las cadenas de estética.

Asimismo pese a que parece incompresible por el control que existen en las donaciones y transfusiones de sangre, ha recibido 28 casos de contagiados por hepatitis C (3 menos que en 2020), la mayoría por trasfusiones de sangre en intervenciones. Y, finalmente, 210 personas denunciaron a la Asociación haber sido dadas de alta sin estar en condiciones óptimas de poder ir a trabajar.