17 de febrero de 2020
 

Condenado a tres años de prisión un preso que le arrancó a otro parte de un dedo de un mordisco

Publicado 14/02/2020 13:39:08CET
Audiencia Provincial de Castellón
Audiencia Provincial de Castellón - EUROPA PRESS/ARCHIVO

CASTELLÓ, 14 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Castellón ha condenado a tres años de prisión por un delito de lesiones graves a un recluso del Centro Penitenciario de Castellón I que arrancó a otro preso de un mordisco parte de un dedo.

Además, el reo deberá abonar 6.830 euros al agredido, que también ha sido condenado en esta causa a una multa por un delito leve de lesiones. Por el contrario, el tribunal ha absuelto a otros dos internos respecto de los que la Fiscalía retiró la acusación.

Según recuerda el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), la agresión se produjo sobre las cinco y media de la tarde del día de Reyes de 2017, cuando los dos internos, que se habían retado previamente, se citaron en la sala de la televisión del Centro Penitenciario Castellón I, dependencias en las que no hay cámaras de vigilancia.

La sentencia relata que, durante la pelea, el principal condenado, que tenía 31 años en el momento de los hechos, mordió el tercer dedo de la mano izquierda del otro preso y le amputó la uña, el pulpejo y, parcialmente, la falange.

El herido, de 33 años, golpeó a su vez a su contrincante con las manos y le causó contusiones en la mandíbula izquierda y en el costado derecho.

La resolución no es firme y se puede recurrir en apelación ante el TSJCV, apunta el alto tribunal valenciano en un comunicado.

Contador

Lo más leído

  1. 1

    Cómo activar el modo oscuro de WhatsApp para Android

  2. 2

    Vox lleva al Pleno del Congreso la salida de las Fuerzas Armadas de los militares de 45 años

  3. 3

    Rocío Flores pone rumbo a 'Supervivientes' entre lágrimas

  4. 4

    Ana María Aldón y Hugo Sierra ponen rumbo a 'Supervivientes'

  5. 5

    En prisión por abusar de un menor con discapacidad en un baño de Santander