Actualizado 30/09/2008 19:31 CET

Cultura.- La Biblioteca Valenciana atrae a 1.700 visitantes en su II Jornada de Puertas Abiertas

VALENCIA, 30 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Biblioteca Valenciana atrajo durante la 'II Jornada de Puertas Abiertas' celebrada ayer, a un total de 1.700 visitantes, una "muy buena cifra" de valencianos que se acercaron a conocer las instalaciones y los servicios de la biblioteca de bibliotecas y que "anima a continuar con esta iniciativa en ediciones sucesivas", resaltó la directora general del Libro, Silvia Caballer.

Caballer destacó que "estos buenos resultados de visitantes hacen que la cita anual de puertas abiertas de la Biblioteca Valenciana se consolide gracias a esta buena aceptación popular", según informaron fuentes de la Generalitat en un comunicado.

El día de puertas abiertas se hace coincidiendo con el día de San Miguel, el 29 de septiembre. De hecho, la jornada comienza a las 9.30 horas con un acontecimiento "peculiar": un rayo de sol incide durante un periodo de tiempo muy breve, entre las 9.30 y las 10.00 de la mañana, sobre el punto de la cripta del monasterio donde reposan los restos de Germana de Foix.

Tras el acto del rayo de sol, la jornada se desarrolla con visitas guiadas durante todo el día. Así, el visitante puede recorrer estancias tan especiales como la iglesia gótica, hoy desacralizada, que fue utilizada por los primeros monjes. El recorrido guiado pasa también por la escalera imperial, cuyo zaguán conserva la cerámica original de la época, igual como la bóveda de cañón. Asimismo, el visitante tiene acceso a las salas de consulta de los fondos antiguo, valioso y gráfico.

Otro de los departamentos que se abren al público ese día y que normalmente está cerrado es de restauración de papel. En él los técnicos controlan los depósitos de los libros mediante una cata para controlar la humedad y la temperatura ideal para los libros. La visita recorre también los restos arqueológicos de Rascanya, en el claustro norte del antiguo monasterio.

"Todos estos alicientes hacen que conocer la sede de la Biblioteca Valenciana sea una actividad atractiva y, de esta forma, acercar un poco más este edificio a los ciudadanos que aún no lo conocen", concluyó Caballer.