Actualizado 13/03/2007 15:53 CET

Cultura.- Cerca de 8.000 personas han visitado en el MuVIM la exposición 'El espectáculo en Praga (1900- 1938)'

VALENCIA, 13 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un total de 7.950 personas han visitado la exposición 'El espectáculo en Praga (1900- 1938)' en el Museu Valencià de la Il·lustració i de la Modernitat (MuVIM), que se inauguró el pasado 24 de enero y que se clausurará el próximo 19 de marzo, según informaron hoy fuentes de la Diputación de Valencia. La muestra realiza un recorrido a través de unas 200 piezas por la cartelería, joyería y vestuario de los espectáculos teatrales, cinematográficos, musicales y circenses que se celebraron en la capital checa a principios del siglo XX.

'El espectáculo en Praga' toma como punto de partida los carteles de la colección del Museo de las Artes Decorativas de Praga, indagando las formas de ocio de la ciudad desde el periodo del Art Nouveau de la Belle Époque hasta el final de los años veinte y principios de los treinta, con la crisis económica mundial.

Praga siguió la estela de la capital parisina decimonónica, tanto en los que se refiere al número de salas de espectáculos como a la abundancia de carteles. Sin embargo, los cafés cantante ofrecían espectáculos a una clientela relativamente provinciana y poco sofisticada, y no se han hallado carteles gráficos.

Un componente novedoso en la publicidad de Praga se puede encontrar en los 'fideos', carteles de cerca de dos metros de longitud en ocasiones, con imágenes, que detallaban los programas e intérpretes de los espectáculos.

Entre otras piezas, destaca el cartel de Josephine Baker, conocida en Praga y en Hungría como Josefina Bakerova, la célebre 'Venus Negra', que cosechó éxitos notables en Europa, donde decidió fijar su residencia, concretamente en Francia, donde no había tantos problemas de racismo como en Norteamérica.

El desarrollo de esta nueva cultura visual aparece reflejado no sólo en las muestras, más bien escasas, de los locales estables, sino sobre todo en los carteles correspondientes a acontecimientos sociales concretos que proliferaron en Praga a partir de la segunda mitad del siglo XIX y principios del XX. Hay documentados gran número de dibujos de fiestas, reuniones sociales, bailes de máscaras, ferias, carnavales de artistas teatrales*

El circo mantuvo su popularidad durante el siglo XIX, época en la que se desarrollaron, además, muchas nuevas atracciones dentro de este ámbito. En 1802, el primer circo, en el sentido moderno, propiedad de Christoph de Bach, viajó por toda Bohemia. En 1849, Emmanuel Beranek construyó el primer circo permanente de Praga, en la antigua Plaza del Ganado.

Sin embargo, ninguno de estos carteles ha sido conservado y el Museo de las Artes Decorativas de Praga tiene escasas representaciones del cartel de circo. Sólo litografías, principalmente anónimas, de la década de 1920 han quedado como ejemplo, con la imagen de un mago u otro artista circense en plena actuación.

Otro espectáculo seguido en Praga como verdadera atracción de masas es el cine, que llega a la capital checa mediante el sistema de Edison y el Cinematógrafo de los hermano Lumière, en octubre de 1896.

Como en los otros casos, Praga liga la evolución de su cartel a la de la publicidad en París, aunque de manera más rezagada: Los carteles gráficos de gran formato diseñados por artistas conocidos y anónimos anuncian las películas que se proyectan.

La mayoría de los carteles cinematográficos expuestos en la muestra del MuVIM son inéditos, como es el caso de 'El nacimiento de una nación', de D.W. Griffith, obra del checo Vaclav Cutta (1925).

En la exposición también se puede admirar diversas piezas de la indumentaria típica del espectáculo en la Europa de los años 20, cuando el lujo exagerado y la frivolidad desatada enmascaraba la situación de miseria que desembocó en el crack económico y bursátil de 1929.

Se exhibe además tarjetas de baile, programas, invitaciones y algunos objetos de los clubes checos, como piezas de mobiliario que muestran el diseño cubista checo. La exposición finaliza con una partitura de opereta de 1938.