Actualizado 06/09/2012 16:53

Fomento inicia la extracción del hidrocarburo de un petrolero hundido en 1937 al norte de las Columbretes

Fomento Da A Conocer Los Trabajos Para Extraer Hidrocarburo De Un Petrolero
EUROPA PRESS

En turnos de trabajo de coho horas y a 80 metros de profundidad

CASTELLÓN, 6 Sep. (EUROPA PRESS) -

Salvamento Marítimo ha iniciado este jueves las operaciones para la extracción del hidrocarburo que permanece en el petrolero Woodford, hundido en 1937 al norte de las Islas Columbretes por un submarino italiano durante la Guerra Civil, según ha informado en rueda de prensa la secretaria general de Transportes, Carmen Librero.

Carmen Librero; la delegada del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Paula Sánchez de León; el director de Salvamento Marítimo, Juan Luis Pedrosa; y el director general de Marina Mercante, Rafael Rodríguez Valero, se han reunido este jueves en la Autoridad Portuaria de Castellón con autoridades municipales y autonómicas, así como con representantes del sector pesquero y turístico para exponer el plan de actuación.

Fomento activará un dispositivo que incluye las más modernas técnicas de buceo en saturación en esta operación, cuya finalidad es eliminar una fuente de contaminación y evitar un importante riesgo ambiental para las aguas del mar Mediterráneo "en caso de que pueda producirse una fuga", según ha explicado Librero.

El Woodford, construido en 1914 y hundido a 40 millas al noreste de Castellón y 15 millas al norte de Columbretes al ser alcanzado por dos torpedos, se encuentra a unos 80 metros, una gran profundidad que dificulta de forma importante las operaciones submarinas.

La secretaria general de Transportes ha señalado que Salvamento Marítimo ha venido realizando diversas operaciones de vigilancia e inspección en la zona del hundimiento --tanto submarinas como en superficie-- que han permitido constatar que el buque hundido era el origen de episodios periódicos de contaminación por vertido de hidrocarburo, "aunque de escasa importancia, puesto que el fuel es ligero y se deshace enseguida".

CAMAPANA SECA DE BUCEO

Finalmente, se determinó que la extracción del hidrocarburo solo sería posible con una campana seca de buceo en saturación que permitiera mantener turnos de trabajo de ocho horas a 80 metros de profundidad. Tras evaluar la situación y la "gran complejidad" técnica que implicaban las operaciones, se realizó un plan de actuación para acometer la descontaminación del pecio Woodford que comienza ahora.

Librero ha manifestado que, como medidas preventivas de seguridad ante el operativo de extracción, se ha creado un plan de seguridad realizado por Lloyds Register y un Plan de Contingencias y se han desplazado equipos de lucha contra la contaminación a bordo del buque Clara Campoamor. Así mismo, ha señalado que se utilizarán buzos "altamente cualificados".

La secretaria general ha explicado que, debido a la complejidad de la operación, no se ha podido definir el tiempo que durará, aunque se estima que podría estar entre cuatro y ocho semanas, dependiendo de las condiciones climatológicas.

Por su parte, el director de Salvamento Marítimo, Juan Luis Pedrosa, que ha señalado que es la primera vez que se acomete una operación "tan compleja y con medios técnicos tan avanzados", ha subrayado que fueron los propios pescadores que faenan en la zonas los que hace tres años alertaron de que podía suceder algo "por el olor a petróleo".

Ha destacado que el Plan de Contingencias diseñado para esta operación está integrado por un avión, dos helicópteros, dos remolcadores de salvamento, dos salvamares, un guardamar, 600 metros de barreras oceánicas y 500 metros de barreras absorbentes. En los trabajos se utilizará una campana seca de buceo que permite descender a una profundidad de 200 metros, un tiempo máximo de trabajo en el fondo de 16 horas diarias en dos turnos y, gracias a un módulo de saturación, una permanencia en presurización de los buzos de hasta 28 días.

COMPLEJO DE SATURACIÓN

Los buceadores se alojarán permanentemente dentro del complejo de saturación, situado en la cubierta del Clara Campoamor y con capacidad para cuatro personas, donde pueden permanecer hasta 28 días, con una presión igual a la que hay a 80 metros de profundidad.

Para realizar las labores de inmersión, los buceadores acceden directamente a la campana seca --en turnos de dos personas-- desde el complejo de saturación, y a continuación dicha campana se sumerge en el agua. Ambos elementos están interconectados y en ellos se mantienen las mismas condiciones de presión que en la zona de inmersión, según ha afirmado Pedrosa.

Cada sesión de trabajo se prolongará durante ocho horas y a su finalización la campana se iza a bordo del buque y se vuelve a acoplar al complejo de saturación para permitir el consiguiente cambio de turno. Se ha calculado que puede haber unos 1.000 metros cúbicos de hidrocarburo a extraer.

Las operaciones de extracción constan de una primera fase en la que se realizará una inspección para definir dónde se depositará la campana de buceo para, posteriormente, limpiar las zonas elegidas en la superficie de los tanques.

Más tarde se producirá la medición de espesores y la fijación de una brida base en la plancha para la posterior colocación de la válvula. Seguidamente se taladrará la chapa de los tanques mediante la técnica de hot-tap y montaje de la válvula, se conectarán las mangueras (riser) y se procederá al bombeo a través de las mangueras de aspiración del hidrocarburo a bordo del buque Clara Campoamor -en unos tanques habilitados a tales efectos-.