Actualizado 09/06/2007 16:19 CET

La Generalitat gestiona 178 salvamentos a través del teléfono de emergencias en 2007

VALENCIA, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

El teléfono de urgencias y emergencias '112 Comunitat Valenciana' de la Generalitat ha gestionado un total de 178 salvamentos durante los cinco primeros meses de 2007, según indicó hoy en un comunicado el director general de Interior, Pedro Hidalgo, quien concretó que 95 de estas actuaciones tuvieron lugar en el ámbito marítimo y el resto fueron rescates en tierra.

Por provincias, 83 incidencias se registraron en Alicante, de las que 49 fueron salvamentos marítimos y 34 terrestres; en Valencia, los efectivos de emergencia fueron alertados para intervenir en 27 avisos en montaña y 35 en mar, mientras que en la de Castellón, se atendieron 14 llamadas relacionadas con rescates terrestres y una decena marítimos.

El resto de incidentes sucedieron en zonas limítrofes a la Comunitat Valenciana, por lo que estos servicios fueron transferidos a los centros de emergencia de las correspondientes comunidades autónomas.

Hidalgo apuntó que el número de incidentes marítimos "se ha incrementado cerca de un 12 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior, mientras que se han atendido 23 asuntos menos de rescates terrestres".

El director general de Interior explicó que "ante una llamada que precise un rescate o búsqueda se activa de inmediato el protocolo de actuación mediante el cual se alerta a Policía Local, Guardia Civil, bomberos del Consorcio Provincial o del Cuerpo municipal, recursos sanitarios y Salvamento Marítimo", y añadió que "a este dispositivo se suma el helicóptero de Protección Civil y Emergencias de la Generalitat en caso de que sea necesario".

Pedro Hidalgo destacó que el Centro de Coordinación de Emergencias (CCE) de la Generalitat "está en contacto permanente con el Centro que integra diferentes organismos de Seguridad y Emergencia (CECOR), ubicado en el Puerto de Valencia con motivo de la America's Cup, para coordinar cualquier incidente que se origine en la zona en que se disputan las regatas".

Respecto a los casos relativos a salvamentos marítimos, un total de 25 incidencias corresponden a rescates en la costa mientras que en 17 ocasiones se trataba de embarcaciones averiadas. Además, se recibieron seis avisos en los que fue necesaria la evacuación por razones sanitarias de algún miembro de la tripulación.

Asimismo, se contabilizaron cuatro accidentes subacuáticos y un par de alertas marítima. Dos personas tuvieron que ser rescatadas al caer al agua. Los incidentes restantes pertenecen a otros tipos de incidencias relacionadas con el mar.

AFICIONADOS A LA VELA

Según la Generalitat, la llegada de aficionados de la vela a las costas valencianas ha hecho de las aguas costeras de Valencia "la zona donde más incidentes de diverso tipo se han registrado en lo que llevamos de 2007, pero también se recibió un volumen destacado de llamadas desde Dénia, Guardamar del Segura, Torrevieja y Alicante".

De los 83 salvamentos terrestres, los servicios de emergencia participaron en 24 búsquedas y 20 rescates en montaña, ya sea por casos de personas que hubieran sufrido heridas o ante la imposibilidad de retroceder o continuar por encontrarse en lugares de difícil acceso.

Los montes valencianos en los que hubo mayor número de intervenciones fueron, entre otros, el Monte Oltá en Calpe, el Cabeçó d'Or en Busot y el Barranc de l'Infern en la provincia de Alicante. Por otra parte, los términos municipales desde donde se recibieron más avisos al teléfono de emergencias de la Generalitat fueron Busot, Castelló de la Plana, Cortes de Pallás o Enguera.

Además, se realizaron cinco salvamentos de personas que se encontraban en zonas de aguas interiores como embalses, lagos, estanques, lagunas o similares.

En otro orden de cosas, se contabilizan también en este apartado los rescates por inmovilización del vehículo como consecuencia de algún fenómeno meteorológico adverso, generalmente por la lluvia o la nieve; de conductores de tractor que quedan atrapados por el vehículo, así como personas que caen desde una carretera o camino a una zona de acceso complicado.