Actualizado 28/04/2018 16:58 CET

La Generalitat inicia un proyecto de reintroducción del quebrantahuesos en la Tinença de Benifassà (Castellón)

Elena Cebrián presenta el proyecto de recuperación de quebrantahuesos en Rossell
GVA

CASTELLÓN, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

La consellera de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural, Elena Cebrián, ha presentado este sábado en Rossell (Castellón), el proyecto de reintroducción a las montañas de la Tinença de Benifassà del Gypaetus barbatus, más conocido como quebrantahuesos.

En el acto, la consellera ha anunciado los próximos pasos previstos, en especial, la futura llegada de dos crías de la especie, procedentes de un centro de cría en cautividad. Los nuevos vecinos de la Tinença llegarán al parque natural esta misma primavera.

Para la población de la comarca, ha subrayado la consejera, será como el retorno de un "viejo amigo que se fue hace mucho tiempo". "Este proyecto depende sobre todo de vosotros", ha dicho en el auditorio lleno del Molí Vell de esta localidad del Baix Maestrat.

Este proyecto trata de "reforzar el patrimonio cultural y natural, recuperar la memoria de una forma de vivir y de hacer compatible la naturaleza y la actividad humana", ha explicado Cebrián junto con el alcalde de Rossell, Evaristo Martí. Ha hablado de "reconocer el que tenemos y hemos tenido para pasar de la periferia al centro de la conservación de la natura".

Desaparecida de la zona hacia finales del siglo XIX, la especie era conocida con el nombre local de 'crebalòs', palabra que ha dejado rastro toponímico en varios municipios de la comarca.

A estas alturas, su presencia en la Península Ibérica se limita a los Pirineos, donde hay la mayor población natural de Europa occidental, además de los Picos de Europa y las sierras andaluzas de Cazorla y Segura, donde ha sido reintroducida en los últimos años. Cebrián ha puesto énfasis en la importancia interterritorial que tiene la introducción del quebrantahuesos en Castellón.

De hecho, el proyecto de la Tinença ha despertado un "gran interés" entre los especialistas nacionales e internacionales en la especie, dado que la eventual consolidación de una población en esta zona representaría un "puente de enlace entre las poblaciones pirenaicas y andaluzas", un "factor clave para garantizar la supervivencia de la especie a largo plazo".

Cebrián ha agradecido la colaboración de todas las entidades implicadas en el proceso, entre ellas el Ministerio de Agricultura y Medio ambiente, Gobiernos de Aragón y Cataluña y Vulture Conservation Fundation. A mes, colaboran Fundación Fundamos, Red Eléctrica Española, Electra del Maestrazgo y Aproca.

La consellera ha destacado también que el proyecto, en el cual tiene un papel especialmente relevante el Parque Natural de la Tinença de Benifassà, no solamente tiene que contribuir a recuperar un elemento máxime valioso de nuestro patrimonio natural. También puede ser un "factor relevante en un ámbito territorial necesidad de iniciativas activas de revitalización socioeconómica y lucha contra el despoblamiento, para lo cual se ha comprometido a contar con ayuntamientos y las entidades de la zona".

En el acto de Rossell se han presentado algunos de los materiales de difusión confeccionados para el proyecto, como por ejemplo pósteres, una maqueta a tamaño natural de la especie, y un vídeo sobre la reintroducción de la especie y sus objetivos

DOS AÑOS DE PREPARATIVOS

El proyecto, que ha sido gestándose desde hace cerca de dos años, partió de la constatación de la presencia histórica de la especie en la zona, a partir de la cual se contactó con el Ministerio de Agricultura y Medio ambiente y los Gobiernos de Aragón y Cataluña, donde viven las poblaciones naturales de la especie, y se encargó en la Universitat de València un estudio de viabilidad para su reintroducción en el Maestrat.

Aceptada la propuesta a nivel estatal, en el marco del Protocolo General entre el Ministerio y las comunidades autónomas para recuperar la distribución histórica de esta especie, que la Generalitat subscribió el junio de 2016, se incorporó al proyecto la Vulture Conservation Fundation (VCF), entidad de referencia que coordina la recuperación del trencalòs en toda Europa.

La VCF facilitará los primeros piojos que se instalarán en la zona. La entidad ha mostrado su apoyo al proyecto no solamente por la relevancia en la conectividad entre poblaciones, sino también porque representará el regreso de la especie a la media montaña mediterránea, hábitat del que desapareció antes de quedar recluida en las zonas más altas de los Pirineos y los Alpes.