Grezzi desvincula el fraude con falta de personal en la EMT València y reitera que se saltaron los protocolos

Publicado 28/11/2019 17:30:05CET
El presidente de la EMT y concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi, junto al gerente de la entidad, Jospe Enric García, en una imagen de archivo.
El presidente de la EMT y concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi, junto al gerente de la entidad, Jospe Enric García, en una imagen de archivo. - ARCHIVO/EMT

VALÈNCIA, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) de València y concejal de Movilidad Sostenible en la ciudad, Giuseppe Grezzi, ha desvinculado este jueves el fraude de cuatro millones de euros en esta entidad con falta de personal en el servicio de Administración de la compañía y ha reiterado que se produjo porque se saltaron los protocolos establecidos.

"Si se hubiera seguido el procedimiento no hubiera habido fraude", ha indicado Grezzi, que se ha pronunciado de este modo en la rueda de prensa que ha ofrecido para presentar las novedades de los Títulos Sociales de la EMT, preguntado por la investigación de esta estafa.

Así, ha repetido que después de que su equipo llegara en 2015 a la dirección de la compañía pública, en 2017 puso en marcha un procedimiento que establecía la necesidad de contar con "firma electrónica mancomunada" para poder hacer transferencias. "Si se hubiera cumplido no hubiera habido fraude", ha insistido.

En este sentido, el edil ha señalado que Bankia "rechazó hacer esas transferencias" vinculadas al fraude --que finalmente llevaron a cabo a través de Caixabank-- "manteniendo el protocolo que tenemos". "Todo estaba bien organizado en la empresa para que cada uno asumiera sus tareas", ha asegurado. "Por qué un banco lo rechazó y otro no", ha preguntado.

Giuseppe Grezzi ha manifestado que la empleada despedida tras detectarse el fraude, la jefa de Administración hasta entonces, "ha hecho muy bien" su trabajo "hasta ahora" y ha resaltado que pretende "saber por qué en un momento dado no cumple sus tareas", entre las que según ha dicho no está "la de ordenar transferencias".

"Era una jefa que realizaba muchas tareas de control de las facturas para que sean correctas y que preparaba facturas y transferencias, las típicas, cada semana tenemos pagos, para la firma de sus jefes", ha expuesto, al tiempo que ha subrayado que ante "una cosa atípica" como la relacionada con el fraude "se tendría que haber puesto en contacto con el gerente", con él como presidente o "con su jefa", la responsable de Gestión.

El presidente de la EMT ha reiterado que la exempleada "en ningún caso estaba habilitada para ordenar transferencias enviando un correo electrónico con un pdf al banco" y ha insistido en que además existe "un documento firmado con el banco" que indica que "no se pueden aceptar transferencias mediante un pdf".

"Esas dos cosas no se han cumplido y la persona investigada --en alusión a la despedida y a la investigación abierta en un juzgado de Instrucción de València-- y el banco tendrán que contestar por qué no lo han cumplido".

AVANCE EN HONG KONG

En relación con la investigación judicial, Grezzi ha indicado que se está avanzando desde los juzgado de Hong Kong sobre quiénes eran los testaferros mientras que en València se han realizado ya los primeros interrogatorios, en los que, a su juicio, "se está clarificando que había una serie de procedimientos que no se han cumplido dentro de la empresa y alguna persona no ha cumplido".

Grezzi ha insistido en que en la EMT nunca se ha hecho una operación en China ni en Hong Kong desde 2015. "No sabemos si antes se hacían y por eso hemos encargado una auditoría desde 2003 para saber si eran habituales antes", ha dicho, algo que también sostiene que determinará la investigación judicial.

Preguntado por cómo se justifica que la empleada despedida no se pusiera en contrato con él durante el periodo de la estafa para ratificar lo que estaba pasando alegando la supuesta confidencialidad que le reclamaba el estafador, el presidente de la EMT ha defendido que esta exempleada "en cualquier momento se podía haber puesto en contacto conmigo" porque "todo el mundo" sabe cuál es su despacho, su teléfono o lo podía haber preguntado en la propia EMT o a su superiora.

"Quiero saber por qué no contactó y aceptó que hubiera un testaferro de alguien que hablaba en mi nombre y le presentaba una cláusula de confidencialidad", ha expuesto, y ha subrayado que tampoc contactó con el gerente de la EMT. "Qué confidencialidad tienes con el gerente si también firma unas cosas que estás haciendo", ha dicho, para concluir que será la investigación judicial la que desentrañe lo ocurrido.

Contador