Julio Anaya Cabanding recrea el arte de Sorolla y Pinazo en cartones abandonados en una muestra en Plàstic Murs

Publicado 16/01/2020 12:56:54CET
Obra de Julio Anaya Cabanding  inspirada en Decapitación de San Pablo - Enrique Simonet -
Obra de Julio Anaya Cabanding inspirada en Decapitación de San Pablo - Enrique Simonet - - JULIO ANAYA CABANDING/REMITIDA PLÁSTIC MURS

VALÈNCIA, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Galería Plástic Murs de València inaugurará este viernes la exposición 'Travesía Litoral', en la que el artista Julio Anaya Cabanding (Málaga 1987) recrea creaciones de autores como Joaquín Sorolla o Ignacio Pinazo en cartones abandonados.

La muestra, que se podrá visitar hasta el 8 de febrero, se compone de nueve pinturas en acrílico sobre cartones abandonados en los que reproduce obras de Joaquín Sorolla, Antonio Muñoz Degrain, Emilio Sala, Ignacio Pinazo y Bernardo Ferrándiz y Badénes y una fotografía de gran formato de una intervención pictórica realizada en la calle de la obra Boceto de la Decapitación de San Pablo de Enrique Simonet.

Según explica la galería, Anaya "establece una relación con València y sus artistas". "Las obras que utiliza para la exposición son pinturas de artistas valencianos que se encuentran en museos malagueños, algunos de ellos elegidos además por su relación con la ciudad de Málaga puesto que fueron miembros de la llamada escuela Malagueña de pintura", señalan.

El crítico de arte Juan Francisco Rueda hace notar que parte de la estrategia creativa de Julio Anaya "posee figuradamente cierta condición de viaje, de desplazamiento o trasiego: por qué no, de ida
y vuelta".

"El artista --explica-- acarrea obras preexistentes llevándolas a entornos en los que quedan resignificadas, detonan nuevas interpretaciones o esos espacios se transforman. Podríamos decir que, siendo obras reconocibles de autores insustituibles de la historia del arte, las hace suyas, las hace viajar a su pintura".

Y es que Anaya, incide el especialista, no se conforma con reproducirlas mecánicamente para intervenirlas mínimamente al modo de un ready-made duchampiano, sino que, una vez copiadas, una vez realizado ese viaje de ida, el artista "las proyecta y redimensiona en su modo de exponerlas y en el lugar en el que lo hace".

Contador