Moragues tacha los presupuestos de "insostenibles" y denuncia el "engaño deliberado" en la partida de 1.325 millones

MOragues en rueda de prensa
EUROPA PRESS
Actualizado 02/11/2017 13:34:06 CET

VALÈNCIA, 2 Nov. (EUROPA PRESS) -

El delegado del Ejecutivo en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Moragues, ha calificado de "insostenibles" las cuentas de la Generalitat para 2018 "si no fuera por el apoyo del Gobierno", y ha alertado del "engaño deliberado" que cree que supone la partida reivindicativa de 1.325 millones de euros, incluida por tercer año para denunciar la infrafinanciación.

"Son unos presupuestos políticos para contentar a sus socios de gobierno", ha asegurado Moragues este jueves, preguntado por la ley de presupuestos que fue presentada hace dos días. Se sitúan en un total de 19.956 millones, con un aumento del 12,6% respecto a las cuentas de 2017, e incluyen un año más los 1.325 millones "reivindicativos" para acercar a la Comunitat a la media de otras comunidades.

Respecto a esta partida, el delegado ha subrayado que "es la propia Generalitat quien la pone y acto seguido la quita de los planes económicos, financieros y de ajuste". "Demuestra que es una argucia, un engaño deliberado que se hace de forma voluntaria", ha enfatizado, para vaticinar que "habrá niveles bajos de ejecución de los presupuestos, como ya está ocurriendo estos años".

El también exconseller de Hacienda ha calificado de "preocupante" la previsión del actual responsable del departamento, Vicent Soler, de que el déficit se sitúe en el 1,7% en 2018, por encima del 0,4% autorizado.

Se trata de algo que "genera inestabilidad" para Moragues, quien ha asegurado, por tanto, que "los presupuestos de la Generalitat son insostenibles si no fuera por el apoyo del Gobierno". Unas cuentas donde "lo que no se cuenta es el aumento de ingresos de 2.000 millones de euros en dos años o que los gastos financieros están a menos de la mitad de los de 2014".

"ADMINISTRACIÓN SOBREDIMENSIONADA"

El delegado ha criticado además que "ese aumento de ingresos, en vez de dedicarlo a bajar impuestos de los valencianos, la Generalitat lo ha dedicado a crear una administración sobredimensionada". Ha puestos dos ejemplos: "el nivel de asesores y altos cargos" y la situación de la nueva radiotelevisión pública À Punt: "antes de emitir, está en niveles anteriores --de la anterior RTVV-- cuando estaba con el mayor gasto".

Por todo ello, ha asegurado que "son unos presupuestos políticos para contentar a sus socios de gobierno --PSPV y Compromís, con el apoyo de Podemos--" y en los que "no se tiene en cuenta que siempre dependen del Gobierno para hacerlos sostenibles y pagar a los proveedores".

Juan Carlos Moragues ha insistido en la necesidad de trasladar a la ciudadanía "un mensaje de estabilidad, prudencia y de que en ningún caso el déficit que se pronostica genera inestabilidad y preocupación", como tampoco "va en dirección contraria a los principios de estabilidad presupuestaria". En definitiva, "mostrar el apoyo del Gobierno a la Comunitat Valenciana y que, gracias a eso, los servicios públicos básicos se prestan a los valencianos".