Narbona asegura que un litro de agua desalada "cuesta 500 veces menos que un litro de agua embotellada"

Actualizado 28/01/2008 13:38:30 CET

La ministra visita la planta desalinizadora de Alicante II, que se prevé que entre en funcionamiento en el mes de marzo

ALICANTE, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

La ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, destacó hoy que un litro de agua desalada "cuesta 500 veces menos que un litro de agua embotellada", y defendió las ventajas del sistema de desalación actual como "la única tecnología que permite garantizar agua llueva o no llueva".

Con motivo de su visita hoy a la provincia de Alicante, donde a primera hora conoció el estado de las obras de construcción de la planta desalinizadora de Alicante II, Narbona consideró que cuando se habla de agua "es necesario hacerlo con mucho más rigor, más sensatez y menos manipulación".

La ministra se mostró contraria ante aquellas afirmaciones e incluso ha visto "algún chiste en algún medio de comunicación aquí en Alicante", que apuntan a que "el agua desalinizada es tan cara como el agua embotellada".

Así, precisó que el agua embotellada cuesta como mínimo 25 céntimos de euros por litro, lo que supone que mil litros --un metro cúbico-- son 250 euros, mientras que un metro cúbico de agua desalinizada cuesta 50 céntimos de euro, "500 veces menos que la embotellada", subrayó la ministra.

"Y lo más importante es que el coste de producir agua cada vez es menor: hoy es la mitad de lo que era hace diez años, porque el principal coste de producir agua a partir del mar es el necesario consumo de energía, y el consumo de energía en una planta desalinizadora se ha reducido en diez años a la mitad", señaló.

La nueva planta que visitó la ministra en la actualidad se encuentra "prácticamente ultimada", tan sólo pendiente de la instalación de unas bombas de dilución que permitan reducir el impacto de la salmuera sobre los fondos marinos, así como de recibir la autorización ambiental integrada por parte de la Generalitat valenciana.

Una vez superados estos trámites, Cristina Narbona mostró su confianza en que para el próximo mes de marzo "la planta pueda estar ya produciendo agua", con una capacidad de 24 hectómetros cúbicos de agua al año, lo que equivale al consumo de 350.000 habitantes.

Además, explicó que "en esta planta ya se ha producido un nuevo avance en ese sentido, por la tecnología que se aplica, esta planta es ya más eficiente desde el punto de vista energético que el que tenemos aquí al lado".

Al respecto, la ministra recordó que la planta Alicante I fue inaugurada en su día por el presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps y por la anterior ministra de Medio Ambiente, Elvira Rodríguez, cuya imagen a gran tamaño fue la elegida para ilustrar el panel ante el cual la ministra realizó su intervención.

EXPERTOS.

En su intervención, Narbona aseguró que el Gobierno "quiere que esta tecnología vaya a mejor", y para ello "escucha a los expertos independientes y cuyas sugerencias son escuchadas por el Gobierno para seguir mejorando en esta tecnología".

Por eso, consideró "fundamental" que los ciudadanos "conozcan con detalle las propuestas que hacen los expertos, no sólo de oídas o a través de los medios de comunicación", sino que puedan consultar a través de la página web del Ministerio de Medio Ambiente el informe del comité de expertos de sequía.

"Igual que estarán colgados en la página web, a disposición de todo el mundo, los informes de la Fundación Nueva Cultura del Agua de los que se ha hablado estos días, y que efectivamente reúnen entre otros, a expertos de la Comunitat Valenciana".

De este modo, el Gobierno va a publicar esos informes "para que todo el mundo los conozca y pueda así apreciarse cuál es el contenido real de los comentarios y de la valoración que se hace por parte de los miembros de la Fundación Nueva Cultura del Agua".

PRADERAS DE POSEIDONIA.

Narbona, que tras el encuentro informativo mantuvo una reunión con los responsables de la Plataforma vecinal en Defensa del Puerto de Alicante, comentó que el Ministerio "trabaja para conseguir mejoras para evitar daños a las praderas de poseidonia a causa del vertido de salmuera, con el asesoramiento permanente de la Universidad de Alicante".

"En esta planta estamos incorporando mejoras sobre la propia declaración de impacto ambiental de la planta, con mayor dilución de la salmuera para que cuando llegue al mar tenga todavía menos salinidad".

En esta línea, manifestó que "las praderas de poseidonia del entorno de Alicante están desapareciendo, pero no a causa ni de la planta que está aquí al lado ni de ésta".

"Las praderas de poseidonia --como dicen los expertos, según dijo-- están desapareciendo a causa de la ampliación del Puerto de Alicante y de otras infraestructuras portuarias", donde "no parece que haya preocupado igual que en el caso de las plantas desalinizadoras el vertido de la salmuera y su efecto sobre el mar".

Al respecto, la ministra se preguntó que "si el agua desalinizada es tan mala, ¿no lo era antes?" y recordó que el portavoz del PP en las Corts y candidato por Valencia al Congreso, Esteban González Pons, llegó a afirmar que "una planta desalinizadora era una central nuclear del mar". "¿No lo era la que se inauguró aquí, o es que la desalinización es buena o mala dependiendo de quién gobierne?", subrayó.