Estudian la capacidad de los cetáceos de imitar comportamientos

Actualizado 09/03/2015 11:55:23 CET
Una beluga en el Oceanogràfic
Foto: GVA

VALENCIA, 8 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Un grupo de científicos del Oceanogràfic de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, junto a expertos de la Universidad Complutense de Madrid y la Universidad Católica de Chile colaboran en un proyecto para evaluar la capacidad de imitar comportamientos de los cetáceos.

   El método de trabajo para este estudio, que se lleva a cabo con dos belugas del Oceanogràfic, consiste en tomar a uno de los animales como modelo para que realice una acción solicitada por señas por el cuidador mientras el otro cetáceo actúa como observador.

   Uno de los puntos culminantes de la investigación es ver si el ejemplar observador es capaz de entender una nueva señal --señal de copia-- con la que se le pide al animal que "copie la acción realizada al modelo", ha informado la Generalitat en un comunicado.

   En el experimento los entrenadores están separados por un panel de forma que los animales solo pueden ver a su propio cuidador y al otro animal, con lo que se impide que puedan ejecutar la acción solicitada por las señales del otro cuidador.

   A finales de 2014 comenzaron las sesiones de entrenamiento con cuatro señales conocidas por ambos animales a las que se incorporó la "señal de copia", con un éxito en la copia cercano al 90 por ciento. En la actualidad, se introducen nuevas señas en las que se incluyen tanto acciones como sonidos.

CAPACIDAD DE COPIA

   Desde el Oceanogràfic apuntan que los resultados obtenidos en este estudio permitirán arrojar cierta luz sobre la evolución cultural de la especie humana mediante el estudio de otro grupo zoológico, como los cetáceos, "con los que podrían compartir respuestas a problemas eco-sociales que habrían dado lugar a la capacidad de aprender de lo que los demás hacen".

   La capacidad de copia entre individuos de una misma especie está considerada, por algunos autores, como una forma compleja de aprendizaje social. Esta facultad facilita la transmisión de comportamientos tanto entre individuos del mismo o de distintos grupos como temporalmente entre diferentes generaciones, y constituye la base de la aparición de tradiciones culturales en los humanos. La posibilidad de que ciertas especies animales puedan poseer cierta capacidad para generar tradiciones culturales propias es una cuestión muy debatida en el ámbito de la psicología moderna.

Para leer más