Una pareja controlaba desde hace 20 años la venta de droga al menudeo desarticulada en Alicante en la operación Teladora

Presentación de la operación Teladora en Sant Vicent del Raspeig
Europa Press
Publicado 28/12/2018 12:50:06CET

   ALICANTE, 28 Dic. (EUROPA PRESS) -

   Un matrimonio presuntamente controlaba desde hace 20 años el entramado dedicado a la venta de drogas al menudeo desarticulado en la operación 'Teladora', organización que mantenía un bar desde el que se indicaba a los compradores los seis puntos a los que debían dirigirse para adquirir las sustancias.

   La operación conjunta entre la Guardia Civil y la Policía Nacional se ha desarrollado en los barrios de Santa Isabel y El Rodalet en Sant Vicent del Raspeig (Alicante) y ha culminado con 32 detenidos, seis de ellos ya en prisión, y seis puntos de venta de heroína, cocaína y hachís desarticulados, en los que había un trasiego "incansable" de personas y contaban con varios toxicómanos, a los que pagaban con comida y estupefacientes para que hicieran tareas de vigilancia.

   Dos de esas viviendas de El Rodalet disponían de amplias medidas de seguridad, con hasta seis puertas metálicas, varias cancelas y videovigilancia, según han dado a conocer este viernes en rueda de prensa los responsables de la operación. Los bomberos tuvieron que intervenir para posibilitar el acceso a uno de los principales puntos de venta, en algunos de ellos, con chimeneas encendías todo el día por si era necesario quemar las sustancias en caso de intervención policial.

   Entre los 32 detenidos --18 hombres y 14 mujeres-- está el matrimonio que presuntamente dirigía el entramado. Asimismo, hay tres menores de entre 16 y 17 años, que formaban parte del entorno familiar y que han pasado a disposición de la Fiscalía de Menores. A los detenidos se les imputan los delitos de tráfico de drogas, blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal.

   En una comparecencia pública, los responsables de los dos cuerpos de seguridad han detallado los pormenores de la operación, que ha permitido la incautación de 200 gramos de heroína, 200 gramos de cocaína, 500 gramos de hachís, 700 gramos de marihuana, balanzas de precisión, 10.000 euros en efectivo, ocho vehículos de alta y media gama, y numerosos efectos provenientes de la receptación como televisores, móviles, videojuegos y joyas. En total, la droga incautada habría alcanzado unos 50.000 euros en el mercado.

   Según han detallado el teniente de la Guardia Civil, Antonio Sánchez, y el inspector de Policía, Alvaro Dorado, el operativo se ha desarrollado tras meses de investigación por parte de agentes del puesto de Sant Vicent del Raspeig y de la Comisaría de Distrito Norte que determinaron la existencia de una organización "bien estructurada y asentada", que contaría con seis importantes puntos negros de venta de sustancias estupefacientes, que abastecería a toda la provincia de Alicante.

   Las pesquisas que fueron realizando los agentes durante meses permitieron identificar a los máximos responsables del entramado y conocer la infraestructura de la organización. Se trataba de un clan familiar, asentado en dos barrios colindantes de Sant Vicent -Santa Isabel y El Rodalet-, en el que todos los miembros estaban implicados aunque un matrimonio ejercía como jefe del grupo.

   La actividad masiva de venta de droga permitía que la zona fuera frecuentada a diario por un gran número de toxicómanos, que se agolpaban en el bar donde se suministraba la droga a la hora de la apertura. Esta afluencia de toxicómanos provocaba a su vez que el índice delincuencial de la zona aumentara, ya que estas personas conseguían dinero para sus dosis a través de robos con violencia, robos en interior de viviendas o vehículos y hurtos.

FUERTES MEDIDAS DE SEGURIDAD

   Los investigadores fueron conocedores de las altas medidas de seguridad que los integrantes de la organización adoptaban para evitar ser descubiertos por los cuerpos de seguridad. La mayoría de ellos contaba con sofisticados sistemas de seguridad y cambiaban continuamente de teléfonos y vehículos para dificultar la labor policial.

   Dos de los domicilios eran utilizados por el entramado para esconder la droga, por lo que ambas viviendas contaban con sistemas de vídeo vigilancia y fuertes medidas de seguridad, como varias cancelas y puertas de hierro en su interior. Además, disponían de chimeneas encendidas permanentemente para destruir la droga, en caso de tener que reaccionar ante una posible actuación policial.

REGISTROS

   La macro-operación conjunta de ambos cuerpos, se ha llevado a cabo en tres fases. En la primera, se detuvo a un hombre con 103 gramos de heroína, en la segunda a tres mujeres y un hombre que transportaban 100 gramos de cocaína y la más importante, que permitió la total desarticulación de la organización criminal, fue la desarrollada la madrugada del pasado 19 de diciembre.

   Esa misma mañana, tras desplegar un amplio dispositivo, se realizaron 12 registros domiciliarios, coordinados de forma simultánea, que acabó con la detención de 27 personas, la incautación de 100 gramos de cocaína, 100 gramos de heroína, 500 gramos de hachís, 700 gramos de marihuana, 10.000 euros en efectivo, 8 vehículos de alta y media gama, y numerosos efectos provenientes de la receptación tales como televisores, móviles, videojuegos y joyas.

   Los agentes encontraron "serias dificultades" para acceder a algunas de las viviendas, debido a las fuertes medidas de seguridad que éstas presentaban. Un equipo de Bomberos tuvo que intervenir en uno de los principales puntos de venta y custodia de la droga, para lograr desarmar seis cancelas y puertas de hierro que separaban la entrada de la vivienda a la estancia donde se encontraba la droga.

   El saldo total de detenidos ha sido de 32 personas, todos de nacionalidad española y uno de nacionalidad rumana, de los cuales un varón y dos mujeres son menores de edad. Se les imputan los presuntos delitos de tráfico de drogas, blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal.

   Los detenidos, dos de los cuales se encontraban en búsqueda por dos Juzgados diferentes de la provincia de Alicante, fueron puestos a disposición del Juzgado de Guardia de San Vicente del Raspeig, que ha decretado el ingreso en prisión para seis de ellos.

Contador