Actualizado 18/06/2021 10:40 CET

PSPV defiende que la empresa pública de salud está "muy meditada" y Compromís y UP vuelven a exigir la reversión directa

Archivo - Hospital de Torrevieja
Archivo - Hospital de Torrevieja - RIBERA SALUD - Archivo

VALÈNCIA, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

El síndic socialista, Manolo Mata, ha defendido este jueves que la empresa pública de salud (EPS) proyectada por la Conselleria de Sanidad para asumir los servicios externalizados es "una opción muy meditada y responsable" y ha confiado en poder convencer a los socios de gobierno.

Pero Compromís y Unides Podem han reiterado su rechazo y han vuelto a apostar por la reversión directa a gestión pública del departamento de salud de Torrevieja (Alicante), prevista para octubre cuando acaba el contrato con Ribera Salud, y de forma "irreversible" siguiendo el 'modelo Alzira' de La Ribera (Valencia) hace tres años.

Así han valorado diputados de las tres 'patas' del Botànic la EPS que Sanidad --dirigida por la socialista Ana Barceló-- tiene preparada en forma de proyecto de decreto-ley, aunque no ha pasado por el pleno del Consell por las discrepancias entre los socios de gobierno. Esta mercantil asumiría servicios como las resonancias magnéticas o la asistencia farmacéutica en centros sociosanitarios de la Conselleria de Igualdad.

Mata, a preguntas de los periodistas en los pasillos de Les Corts, ha insistido en que una reversión necesita de "unos parámetros para poder funcionar", recordando que los trabajadores que pasan al sector público no pueden hacerlo "en las mismas condiciones que un funcionario".

A su juicio, el 'modelo Alzira' ha demostrado que la solución es complicada de gestionar en el día a día porque converge el personal estatutario de Sanidad con el de una empresa con condiciones laborales diferentes. También ha sostenido que la contratación de personal en la Generalitat está constreñida por leyes estatales y que esto no puede ser "una traba" para ampliar la plantilla de sanitarios.

El reto, ha subrayado, es lograr una empresa "cien por cien pública con todas las garantías públicas". "Esto solo tiene un objetivo: dar un servicio óptimo a los ciudadanos del departamento de Torrevieja; en esas claves tenemos que pensar", ha recalcado.

El también vicesecretario general del PSPV ha calificado de insólito que haya partidos en contra de la reversión a gestión pública y que, mientras, "les parezca muy bien que una empresa privada pueda contratar a quien le dé la gana y prorrogar los contratos".

"EL DÍA DE LA MARMOTA"

Como portavoz de Sanidad de Compromís, Carles Esteve ha vuelto a reclamar que la reversión sea irreversible para que la Generalitat no tenga que "dar pasos atrás por ninguna situación sobrevenida". Ha urgido a la Conselleria a preparar un "plan B" para que el 15 de octubre el departamento de Torrevieja pase a gestión pública

Aunque ha garantizado que en la coalición están abiertos a escuchar "cualquier alternativa", ha lamentado que "a día de hoy, nadie ha trasladado una fórmula o propuesta mejor, ni siquiera esta empresa pública".

Y se ha mostrado sorprendido de que "continúe el día de la marmota" en torno a la EPS cuando "prácticamente no hay nadie a favor: ni la oposición, ni los trabajadores, ni los sindicatos". "La sensación es de soledad de quien lo plantea", ha ilustrado sobre Sanidad.

Estefania Blanes, portavoz adjunta de UP, ha coincidido en exigir la reversión directa a partir del "modelo que funciona", el de Alzira, porque ahí cree que están las garantías de cómo actuar para evitar "errores". "La gestión directa es la mejor garantía de calidad sanitaria y laboral", ha aseverado, para garantizar que continuarán rechazando la empresa.

LA OPOSICIÓN RECHAZA LA EPS Y LA REVERSIÓN

Entre la oposición, Elena Bastidas (PP) ha criticado la falta de coordinación del Botànic y ha urgido a Sanidad a "poner una solución encima de la mesa" para poder valorarla. Lo más importante, ha advertido, es "qué va a pasar con los 1.800 trabajadores de Torrevieja", porque como vecina de Alzira es consciente de "cómo se hizo la reversión" y de que "continúan las protestas".

De Ciudadanos, Mamen Peris ha lamentado que Sanidad empiece "la casa por el tejado" y se ha preguntado si es conveniente una empresa pública cuando "con el Botànic no funcionan", con el ejemplo de Divalterra. Ha llamado a apostar por la colaboración público-privada como mejor fórmula en medio de una pandemia y no "crear problemas donde no los había".

Y como síndica de Vox, Ana Vega ha tachado la EPS de auténtica chapuza y ha augurado que los trabajadores de Torrevieja "se van a ir a la calle cuando tanto se les necesitan" y que tras la superación del virus vendrá "la pandemia de las listas de espera para las especialidades". "No es el momento de hacer malabares con la sanidad pública", ha resumido.

Para leer más