Puig ensalza el arraigo valenciano de Carmen Alborch y su "legado de coraje hasta el último suspiro"

Entrega de la distinción en el 9 d'Octubre
ENRIQUE PALOMARES/EP
Publicado 25/10/2018 14:08:16CET

VALENCIA, 25 Oct. (EUROPA PRESS) -

El 'president' de la Generalitat, Ximo Puig, ha alabado este jueves el "arraigo en su tierra" de la exministra valenciana Carmen Alborch y su "legado de coraje hasta el último suspiro". "Todos los valencianos hoy nos sentimos un poco más solos, pero también reconfortados porque nos deja una enorme herencia ética", ha manifestado.

Puig ha recordado a la socialista como "una gestora cultural memorable y, sobre todo, una persona maravillosa", en declaraciones a los medios tras presentar sus respetos a la familia en el tanatorio municipal donde descansan los restos de Alborch, fallecida este pasado miércoles en València a los 70 años.

"Carmen nos deja una herencia maravillosa que habla de sus convicciones e ideas en favor de la igualdad y del feminismo y de aquellos que más dificultades tienen ante la ida", ha aseverado, para reivindicar su "mirada siempre abierta, integradora y moderna" y su trabajo por "abrir muchos caminos y espacios de libertad".

Bajo este prisma, ha reiterado que "es una persona que es patrimonio de toda la comunidad de valencianos y valencianas", como ya manifestó la pasada jornada en un guiño a la reivindicación que Alborch hizo del feminismo al recibir el 9 d'Octubre la Alta Distinción de la Generalitat, al decir que debería ser declarado Patrimonio de la Humanidad.

Pero Puig ha subrayado que "Carmen Alborch realmente es patrimonio del mundo, porque ella nunca tuvo una mirada cerrada". También ha recordado que fue "una persona que siempre entendió claramente que era bien valenciana; siempre, con unas raíces profundas", y ha puesto como ejemplo que fue "la ministra que introdujo el valenciano como una lengua en el Ministerio".

Por tanto, ha afirmado que "hay muchas razones para testimoniar el homenaje que se merece Carmen Alborch, y siempre estará presente entre nosotros".

"MUCHÍSIMOS RECUERDOS DE ELLA"

A la hora de echar la vista atrás, el 'president' ha asegurado que guarda "muchísimos recuerdos personales de ella", entre los que ha resaltado "ese alegato del 9 d'Octubre que hizo en favor de la convivencia, pidiendo la declaración del feminismo como Patrimonio de la Humanidad, y diciendo que hasta el último de sus suspiros estaría trabajando por esas ideas".

En definitiva, ha ensalzado de Alborch "ese legado del coraje hasta el último suspiro" y la ha definido como "una persona que, incluso en este tiempo de tanta dificultad para ella, ha sabido estar con la cabeza bien alta y representar una idea y una personalidad extraordinaria".

Aunque ha reconocido que en los fallecimientos "normalmente se habla bien de las personas", Ximo Puig ha insistido en que "estamos ante una persona excelente".

CIUDADANA DEL MUNDO

Respecto a sus raíces valencianas, el jefe del Consell ha señalado que "Carmen siempre fue una persona con una mentalidad muy abierta; una persona que entendía el mundo, era ciudadana del mundo".

"Pero se puede ser ciudadana del mundo y estar absolutamente arraigada en su tierra: era una persona que nunca olvidó ni su pueblo ni lo que era nuestra cultura, siempre estuvo ligada a movimientos de carácter cultural y por eso defendió el Cabanyal (València) y la cultura y lengua de nuestra Comunitat Valenciana", ha aseverado.

REENCUENTRO CON EL MUNDO DEL ARTE

Paralelamente, ha puesto en valor su legado de modernidad al frente del Institut Valencià d'Art Modern (IVAM) y el "reencuentro con el mundo del arte, la cultura, la música y el cine" que Alborch encabezó en su etapa como ministra de Cultura.

Por todo ello, Puig ha defendido que "debemos aprender muchas cosas de ella, porque fue una gestora cultural memorable y sobre todo una persona maravillosa". "El recuerdo fundamental para mí será siempre ese: la lealtad en los momentos más difíciles. Ella nunca dejó de sonreír y de apoyar a quien lo necesitaban en los momentos más difíciles", ha remachado.