Actualizado 28/01/2019 14:31:23 +00:00 CET

Rus niega trama de corrupción en la Diputación de Valencia: "Nunca jamás he pedido nada ni para mí ni para el partido"

Rus a su llegada a la Comisión de Taula en Les Corts
EUROPA PRESS

Subraya que seguiría poniendo la mano en el fuego por Camps e ironiza: "Y si me las quemo, me pondré después Nivea"

   VALÈNCIA, 28 (EUROPA PRESS)

   El expresidente de la Diputación de Valencia, del PP provincial y exalcalde de Xàtiva, Alfonso Rus, ha subrayado este lunes que él no tuvo "conocimiento" de que en la corporación provincial hubiera "una trama de corrupción" ni de "cobro de comisiones". "Una cosa es que hubiera un señor que metiera la mano donde no tocara o pedía algo para él, pero en la Diputación no ha habido nunca ninguna trama de comisiones. Eso lo garantizo", ha remarcado.

   Asimismo, ha recalcado que "nunca jamás" ha pedido "nada a nadie" ni para él ni para el partido porque "al PP en la provincia de Valencia no le ha hecho falta nunca ni un euro". "El partido ni pagaba agua, ni luz ni alquiler. Cuando íbamos a almorzar, cada uno se pagaba lo suyo y cuando yo iba con mi coche, me pagaba mi gasolina. Aquí le puedo asegurar que ni un euro", ha indicado para subrayar que él "nunca" ha organizado "ningún chanchullo" ni ha dado "órdenes a nadie". "No había ninguna trama", ha insistido.

   Rus se ha pronunciado en estos términos en una comparecencia en la comisión de Les Corts sobre la operación Taula, derivada del caso Imelsa, en el que está investigado, a la que acudido acompañado de su letrado y en donde ha negado que él haya favorecido empresas en las adjudicaciones o haya repartido dinero de comisiones y mordidas.

"¿Reparto de dinero para qué?, ¿para financiación del partido Mentira", ha remarcado.

   De igual modo, ha negado que existiera un agujero ni deuda en la Diputación de València, sino que más bien lo que hubo fue, según ha destacado, "superávit". "Era el número uno, no el dos ni el tres, el uno y me la juego con quien quiera. En la Diputación todo lo que se hacía era exquisito", ha señalado para indicar que "siempre que ha pedido favores han sido para su ciudad y "a cambio de nada" y "siempre legal", al tiempo que ha comentado que tampoco ha invitado a nadie a nada, sino que él fue invitado "a cambio de simpatía".

   De hecho, ha bromeado que él "siempre" ha tenido "poderes" porque consiguió que le "siguiera la gente", pese a ser "bajito" y sobre si recibió regalos, ha admitido que "algún jamón y una caja con vinos por Navidad". Siempre he pedido favores para mi ciudad, a cambio de nada. Y siempre legal".

EL 'YONKI DEL DINERO', "ADMIRADOR DE PODEMOS"

   Respecto a su relación con el exgerente de Imelsa, Marcos Benavent, autodenominado como 'yonki del dinero' y por su fichaje en la empresa pública dependiente de la Diputación, ha explicado que trabajó con él en el Ayuntamiento de Xàtiva y cuando tuvo que volver a hacer las listas electorales para la Alcaldía no contó con él porque había que "oxigenarlas".

   Ha señalado que no supo nada más de él hasta que un día se lo encontró en la sede del PP y decidió llevarlo a Imelsa por su carácter "afable y tenía buen carácter" y la gestión que se precisaba para la mercantil era "muy fácil" porque no había inversiones y el presupuesto no era muy elevado.

   De hecho, ha comentado que cuando se celebraban reuniones de Imelsa para abordar las cuestiones como las cuentas, la oposición "le hacía la ola", una "hermandad" que ha admitido que le "preocupó y extrañó".

   Rus ha subrayado que nadie le dijo que lo contratara porque a él "no le mandaba nadie" y, por eso, ha comentado que le "tiraron" del partido. Además, ha señalado que su gestión fue buena "no como ahora que es un desastre". Eso sí, ha puntualizado que al final de su etapa, Benavent se convirtió en "un admirador de Podemos", pese a que "cobraba del PP".

   Asimismo, ha desvelado que el exgerente de Imelsa le pidió que le despidiera "por 70.000 euros y así tenía dos años de paro", pero ha asegurado que no lo hizo y él se fue a Ecuador, una situación que conoció porque un día llegó a la Diputación una factura procedente de ese país.

   Rus ha lamentado que se crea la versión de Benavent, quien ha facilitado al juzgado que investiga la causa grabaciones con conversaciones de presunto cobro de comisiones, porque es "un señor que dijo que ha robado y ha hecho lo que le ha dado la gana".

"NI UN DÍA EN EL CALABOZO"

   "Es injusto que yo estuve un día en el calabozo y el 'yonki del dinero' que dijo que había robado no estuvo ningún día. Todo lo demás lo dirimiremos en el juzgado, pero es injusto que un señor que dice que ha robado, que se va del país que se le acaba el dinero, vuelve, pacta lo que le ha dado la gana a él y ha hecho lo que le ha dado la gana y se le cree. Es injusto, pero yo creo en la justicia; si no me hubiera pegado un tiro", ha subrayado.

   Preguntado por si, como sostiene la Fiscalía, "dirigía una presunta organización criminal con ramificaciones internacional para blanquear capitales para el partido y para su lucro personal con mordidas en el Ayuntamiento, la Diputación y la Generalitat, ha subrayado: "Cero" y ha señalado que tras tres años de instrucción "el dinero no llega".

   "Dicen que está en Brasil o no sé qué, pues a ver si lo traen que estoy esperando a que me digan dónde está", ha apuntado para señalar que él está "más 'pelao' que una rata".

   Sobre si mantiene la mano en el fuego por el expresidente de la Generalitat Francisco Camps ha afirmado este extremo de manera "absoluta" y ha bromeado: "Y si me las quemo, me pondré después Nivea".

   Por otro lado y cuestionado por la denunciante del caso y actual coordinadora general de EUPV, Rosa Pérez Garijo, ha afirmado si ella "entendía que no había cosas claras tenía que hacer lo que tenía que hacer". "Yo no le he reprochado nada y mire al final es secretaria general de no sé qué", ha afirmado en alusión a su actual puesto en EUPV.

   Rus ha concluido su intervención en la comisión haciendo alusión a informaciones periodísticas que apuntan a presunto cobro de comisiones del PSOE en la Diputación de València en 1983, para afear a los socialistas: "Ustedes han tenido de todo, así que ¿qué me dicen?".