Publicado 25/06/2022 12:40

Sanidad destina 2,6 millones de euros a programas de prevención de drogodependencias durante 2021, un 7% más que en 2020

Archivo - Copa de alcohol
Archivo - Copa de alcohol - SHUTTERSTOCK - Archivo

VALÈNCIA, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública ha destinado más de 2,6 millones de euros en 2021 a programas de prevención de las drogodependencias desarrollado en las 85 Unidades de Prevención Comunitaria de Conductas Adictivas (UPCCA) de la Comunitat Valenciana, un 6,9 por ciento más que el año anterior.

Las UPCCA son unos servicios especializados de titularidad local que desarrollan programas para reducir o evitar el uso y el abuso de drogas y otras conductas adictivas, así como promover hábitos de vida saludables. Su financiación se realiza anualmente a través de la correspondiente convocatoria de subvenciones en materia de atención y prevención de las drogodependencias y otros trastornos adictivos.

Así lo ha resaltado la Conselleria de Sanidad a través de un comunicado, en el marco del Día Internacional de la lucha contra el uso indebido y el tráfico ilícito de drogas, que se celebra este domingo 26 de junio, al tiempo que ha destacado la importancia del trabajo que se realiza día a día tanto en la atención como en la prevención de drogodependencias y otras adicciones.

Mediante programas y acciones de prevención universal y en coordinación con la dirección general de salud pública y adicciones, las UPCCA desarrollan su labor en los ámbitos escolar, familiar, laboral y comunitario, además de realizar también prevención selectiva en grupos de riesgo y prevención indicada en los casos en los que se detecta un consumo problemático.

La prevención es uno de los objetivos clave que señala como esencial la ONU, que este año ha elegido como lema 'Abordar los desafíos vinculados a las drogas en crisis sanitarias y humanitarias' para instar a todas las administraciones y a la sociedad civil a "unir esfuerzos para hacer frente a la problemática que suponen las drogas, y las adicciones en general".

TRABAJO DURANTE LA CRISIS DE COVID-19

Durante la crisis provocada por la pandemia de Covid-19, los profesionales sanitarios, de acción social y de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado de la Comunitat trabajaron en la recogida de personas afectadas en las calles, el internamiento seguro, el confinamiento de los recursos residenciales, el abastecimiento de comida, ropa y medicinas y en atender las urgencias en cada momento.

Esta experiencia se basó en la coordinación entre las administraciones públicas de la Generalitat y de los municipios, así como la solidaridad y el trabajo entre profesionales, además de en la comprensión y colaboración de las personas enfermas afectadas y la colaboración de las organizaciones no gubernamentales (ONG).

CERCA DE 34.000 PACIENTES ATENDIDOS EN 2021

Las Unidades de Conductas Adictivas (UCA) de la Comunitat Valenciana han atendido a un total de 33.852 personas en 2021. De ellas, el 72% son hombres y el 28%, mujeres.

Asimismo, los servicios de asistencia sanitaria han registrado 408.078 consultas en las UCA durante el 2021, un 7,24% más que el año anterior. La cifra de consultas refleja una aproximación a la tendencia de 2019, cuando se anotaron un total de 440.784. En 2020 se realizaron 380.540 consultas, dato que supuso una disminución de un 13,67% respecto a 2019, como consecuencia del contexto de la pandemia de Covid-19.

Las consultas están relacionadas en un 25% con el alcohol y en otro 25% con el tabaco. Un 16%, con el consumo de opiáceos (mayormente por los tratamientos de sustitución), un 15% son debidas a la cocaína, un 8% de las consultas se relacionan con otros problemas con sustancias psicoactivas no comunes en su uso, un 5% con el consumo de cannabis, un 2% de sedantes y un 1% se registran para cada una de las siguientes sustancias: anfetaminas, alucinógenos, inhalantes y juego patológico.

TRATAMIENTO DE LAS DROGODEPENDENCIAS

Las Unidades de Conductas Adictivas y las Unidades de Alcohología son la puerta de entrada al sistema sanitario público para el tratamiento de las drogodependencias y otros trastornos adictivos, junto con una red complementaria de atención sociosanitaria que garantiza un circuito terapéutico continuo desde el diagnóstico, pasando por la desintoxicación, la deshabituación e integración social, con una atención integral a las necesidades específicas de cada paciente.

El circuito terapéutico ha atendido durante 2021 a 3.476 personas con problemas de adicción, que se distribuyen en un 56,33% que ingresó en un centro de día, un 16,31% que ingresó en comunidad terapéutica, un 15,65% fue atendido en un Centro de Intervención Baja Exigencia, un 9,9% fue desintoxicado en una Unidad de Desintoxicación Hospitalaria y un 1,81% ingresó en una vivienda para su tratamiento e inserción social.