Publicado 20/12/2021 15:56CET

El sector cerámico prevé acabar el año con un crecimiento de las ventas del 20% con respecto a 2020

Presentación de los datos del sector cerámico correspondientes a 2021
Presentación de los datos del sector cerámico correspondientes a 2021 - EUROPA PRESS

El presidente de ASCER cree que algunas empresas tendrán que parar la producción ante el aumento de los costes

CASTELLÓ, 20 Dic. (EUROPA PRESSS) - -

El sector cerámico prevé cerrar el presente ejercicio con un aumento de las ventas del 20 por ciento con respecto a 2020. En total, la facturación se elevará a 4.600 millones de euros, de los que 3.500 millones corresponden a exportación y 1.100 millones al mercado nacional. La producción alcanzará los 580 millones de metros cuadrados.

Así lo ha indicado el presidente de la Asociación Española de Fabricantes de Azulejos y Pavimentos Cerámicos (ASCER), Vicente Nomdedeu, durante el balance anual de la actividad del sector en 2021.

El presidente de ASCER ha explicado que el 25% de las ventas del sector se destinan al mercado nacional y el resto a exportación. Según ha añadido, en Europa las ventas están creciendo en Reino Unidado, Francia, Italia, Portugal y Bélgica, así como en EEUU y Canadá. También ha resaltado el importante aumento de ventas en Marruecos y el descenso de las mismas en Arabia Saudí.

Nomdedeu, que ha calificado de "positivo" el presente ejercicio, sin embargo ha destacado que el incremento de las ventas del sector ha empezado a reducirse durante el último trimestre del año y que a mitad del ejercicio empezaron los primeros apuntes de que el CO2 se iba a convertir en un factor de coste "intratable".

No obstante, ha subrayado que el factor de coste que más preocupa al sector es el precio del gas, "que estaba en torno a 24 euros y ha llegado a los 140 euros". Nomdedeu ha indicado que el sector no está ante una crisis de demanda, sino de costes, pues "si además, del gas, sube la luz, el CO2 y los derivados para fabricar productos, los costes subirán mucho más que las ventas".

ERTE

Ante este escenario, el presidente de ASCER considera que algunas empresas tendrán que parar la producción, "lo que produciría un aumento de los ERTE y, seguramente, habrá que hacer algo más que ERTE, pues las empresas empezarán a perder dinero con estos costes, y si esto no es circunstancial, como parece, todo indica que los beneficios desaparecerán".

Nomdedeu ha destacado que el sector ha tenido que asumir subidas de precios, pues -ha dicho- "el que no sube los precios está muerto". "Al sector le salvará la bajada del precio del gas y el hecho de que el CO2 deje de ser un impuesto revolucionario", ha apuntado.

Respecto al gas, ha afirmado que el sector se está plantando poder hacer una compra colectiva de gas, aunque ha dicho que esta cuestión está en "estado embrionario".

El presidente de ASCER ha denunciado que las administraciones no escuchan al sector, "puesto que hay planes mercados que no se ejecutan" y ha añadido que no sabe si es es "porque no pueden, no saben o no quieren". En cualquier caso, Nomdedeu ha insistido en la necesidad de un plan de choque y soluciones a medio y largo plazo, que incluyan un plan industrial nacional y un plan energético industrial.

El vicepresente de ASCER Francisco Ramos, por su parte, ha señalado que la factura energética en 2020 se elevó a 478 millones de euros, "que se multiplicará por 3,5 veces, pasando a 1.800 millones".
Así, ha afirmado que se está ante una situación "de mucha incertidumbre y cierto nerviosismo" y ha añadido que algunos fabricantes se plantean tarifar un recargo energético según la cotización del gas en los mercados internacionales.

Además ha dicho que hay fabricantes importantes que se están plantando un cierre temporal de empresas por vacaciones, además de paradas consolidades de parte de las plantas productivas menos eficientes económicamente.

EMISIONES DE CARBONO

Por otro lado, ha indicado que el sector de baldosas cerámicas que supone el 1% de emisiones de carbono, pagará a partir de 2021 un 55% de sus emisiones, "lo que incrementará también los costes de producción de una manera indirecta".

Finalmente, el secretario general de ASCER, Alberto Echevarría, ha informado que dentro de poco se iniciará la negociación del convenio colectivo del sector para 2022, en la que los incrementos del coste de la energía y otros costes influirán en el proceso negociador. "Esperamos que todas las partes tengan conciencia de la situación real y podamos llegar a un acuerdo para conseguir estabilidad y empleo de calidad", ha asegurado.