Publicado 01/01/2022 16:27CET

Segunda condena a una mujer por denuncia falsa contra su expareja: le acusó de pegar a su hijo y de abandonarle

Archivo - Ciudad de la Justicia de València
Archivo - Ciudad de la Justicia de València - Rober Solsona - Europa Press - Archivo

VALÈNCIA, 1 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de lo Penal número 7 de València ha condenado a una mujer por denuncia falsa contra su expareja, a la que acusó de haber pegado a su hijo en reiteradas ocasiones y de abandonarle por las noches mientras él trabajaba en un restaurante. Se trata de la segunda condena que se le impone por hechos similares.

Así se desprende de la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, en la que el juzgado condena a la mujer por un delito de denuncia falsa y falso testimonio y, junto a la pena de prisión, le fija una multa y una indemnización de 1.000 euros para la expareja en concepto de daño moral --más los intereses legales--.

Se da la circunstancia de que no es la primera vez que la mujer denuncia falsamente a su expareja --representada por Castillo Castrillón Abogados--, ya que fue condenada en el año 2019 por otra denuncia falsa al haber mentido cuando manifestó que el padre de su hijo le había estado sometiendo a malos tratos.

En esta segunda ocasión, la mujer acudió a comisaría en marzo de 2017 y presentó una denuncia contra su expareja y padre de su hijo, de 10 años, en la que, a sabiendas de su inveracidad, le achacaba unas heridas que presentaba el menor en la cabeza y el abandono del mismo.

Manifestó en ese momento que desde hacía años venía notando que su hijo presentaba heridas en su cuerpo cuando le tocaba a ella la custodia y, al preguntarle sobre estas lesiones, siempre le dijo que se les había causado su padre.

Así mismo, contó que su hijo le refirió que el padre lo dejaba constantemente solo en casa por las noches mientras él trabajaba en un restaurante y de forma habitual montaba fiestas en su domicilio con varias amistades, mientras el niño estaba presente, en las que se drogaban y bebían alcohol de forma abundante.

Estos hechos resultaron ser falsos, de acuerdo con la prueba practicada en el juicio --la declaración del denunciante, la exploración del menor y la prueba documental--.

LO RECONOCE EN EL JUICIO

Así, en la vista la mujer reconoció haber presentado la denuncia después de haber recibido unas fotos de su hijo en las que aparecía herido en la cabeza y que le había mandado su expareja junto a unos mensajes en los que le culpaba de las heridas.

La mujer reconoció haber presentado la denuncia sin haber hablado antes con su hijo y sin que este le dijera, por lo tanto, que esas heridas se las había causado su padre.

Más tarde se enteró de que el menor se había ocasionado las lesiones jugando con su hermano, en su casa. La acusada trató de disculpar su comportamiento aduciendo que era alcohólica, que en aquellas fechas estaba atravesando un periodo crítico, ingresando poco después en prisión por su participación en un delito de robo con violencia, por lo que no pensaba con claridad.

El juzgado concluye entonces que la mujer se inventó la acusación y que el denunciado le mandó las fotografías para advertirle a la madre de las lesiones que había descubierto en el niño y para pedirle que tuviera más cuidado y que, si volvía a pasar, lo llevase al médico.

"La acusada miente cuando afirma en la denuncia que su hijo le ha dicho, en otras ocasiones anteriores semejantes, que el menor presenta heridas en su cuerpo, que dichas heridas se las ha causado su padre", indica el juez, que añade: "Y además, no bastando con ello, la acusada también le atribuye a su expareja, en la misma denuncia, un supuesto abandono de su hijo".

"Todo resultó falso", según manifestó el denunciado y su hijo, que negó tanto haber recibido malos tratos por parte de su padre como haber sido abandonado por este o haberle contado algo así a su madre.

Contador