Sucesos.- Detenido un matrimonio que presuntamente compraba con hachís objetos robados

Actualizado 06/12/2009 17:49:03 CET

VALENCIA, 6 Dic. (EUROPA PRESS) -

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Valencia a un matrimonio por un presunto delito de receptación y tráfico de drogas, ya que supuestamente se dedicaban a comprar, principalmente a menores, objetos procedentes de hurtos y robos, entregando a cambio, en ocasiones, hachis. También han detenido a dos jóvenes, uno de ellos por un presunto delito de detención ilegal y robo con intimidación en grado de tentativa, según informaron fuentes policiales en un comunicado.

Los policías realizaron dos registros, en un domicilio y en un local del matrimonio detenido en los que intervinieron seis barras de hachís, tres televisiones, dos videoconsolas, dos radio CD de coches, diez teléfonos móviles, 14 cascos de moto nuevos, nueve bicicletas, dos agendas electrónicas y tres GPS.

Los agentes también se incautaron de una cámara de video tres ordenadores portátiles, un disco duro, ocho piezas de joyería, un rejoj, una libreta de ahorros bancaria, una balanza de precisión, un proyector de imágenes, siete etapas de potencia, un pocket PC, un escalextric y un martillo eléctrico.

Las investigaciones se iniciaron el pasado mes de noviembre, al tener conocimiento los policías del hurto de varias joyas, un teléfono móvil y una cartilla bancaria en un domicilio del distrito valenciano de Russafa, cuando un menor se encontraba en su casa en compañía de unos amigos.

Durante las investigaciones, los policías averiguaron que los presuntos autores podrían ser uno de los cuatro jóvenes que habían estado en casa de la víctima, así como que días más tarde, uno de estos jóvenes, de 20 años, presuntamente intimidó y custodió a la víctima hasta un cajero donde le obligó a realizar un reintegro de 500 euros con la cartilla bancaria de su madre que había sido sustraída por otro de los jóvenes, menor de edad, que en ese momento les acompañaba. No se pudo realizar el reintegro, porque el cajero se 'tragó' la cartilla.

Los policías descubrieron que el teléfono móvil sustraído había sido vendido a un matrimonio, ambos de 38 años, que presuntamente se dedicaban a comprar, principalmente a menores, objetos procedentes de hurtos y robos, entregando a cambio en ocasiones hachis.

Finalmente los investigadores detuvieron en primer lugar, al menor, de 16 años, por un presunto hurto en la tarde de pasado día 24, y el martes y miércoles pasado, al joven de 20 años por un presunto delito de detención ilegal y robo con intimidación en grado de tentativa, y al matrimonio por un presunto delito de receptación y tráfico de drogas.

El detenido menor de edad, quedó en libertad tras ser oído en declaración, mientras que los otros tres, con antecedentes policiales, pasaron a disposición judicial.