Los patinetes eléctricos no podrán circular por las aceras de València

Patinete eléctrico
LIME
Actualizado 01/10/2018 14:36:17 CET

VALÈNCIA, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

El borrador de la nueva ordenanza de circulación de València prohíbe a las bicicletas y a los patinetes eléctricos circular por las aceras, aunque estos sí podrán hacerlo por carriles bicis, ciclocalles y zonas residenciales con una velocidad máxima de 30 kilómetros por hora en función de su potencia y nunca podrán ser utilizadas por más de una persona.

   El concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi, ha presentado este lunes en rueda de presa este borrador, que es "un trabajo de orfebrería" de 129 páginas en el que la protección del peatón es "prioritaria" ya que el 42% de los desplazamientos por la ciudad son a pie.

   A continuación, el transporte público es el que más se prima, por encima de las formas de movilidad motorizadas particulares, ya que es la segunda manera más usada por los valencianos para moverse por la ciudad.

    Sin embarga, la nueva ordenanza regula por primera vez los vehículos de movilidad personal. De este modo, se regula la circulación de patinetes que, en función de su potencia y la velocidad que puedan alcanzar, se catalogan por tipo A, B, C1 y C2 y establece que deben llevar luz y timbre y se aconseja asimismo elementos reflectantes. No obstante, el casco no será obligatorio.

   Así, los del grupo A, aquellos con una velocidad hasta 20 kilómetros por hora, podrán circular en zonas peatonales a un máximo de 10 kilómetros y manteniendo una distancia mínima de un metro de los peatones, mientras que en los carriles bici de la calzada podrán ir a 20 km y en los carriles bici de las aceras a 15 kilómetros. "Nunca por la acera", ha incidido.

   Los patinetes tipo B, los de mayor potencia, tendrán estas mismas limitaciones salvo que no podrán circular por las zonas peatonales. En ambos casos podrán estacionarse en los horquilla para bicicletas.

   En el caso de los patinetes eléctricos de alquiler deberán respetar asimismo esta ordenanza de circulación pero compete a la concejalía de Dominio Público fijar los derechos y obligaciones de empresa y usuarios para su establecimiento.

    Por su parte, las bicicletas también tiene prohibido ir por las aceras salvo en el caso de los más pequeños, que podrán hacerlo mientras aprenden o juegan siempre vayan acompañados. Además, deberán circular a 15 km/h en los carriles bicis de las aceras e introduce la posibilidad de que puedan circular en ambos sentidos en las calles residenciales, zonas 30 y zonas de coexistencia de usuarios, así como en las de limitación 30 si existe una señalización expresa autorizándolo, según la información facilitada por la concejalía.

   La Policía Local se encargará de la vigilancia del cumplimiento de este ordenanza, que establece un régimen de sanciones en función de la gravedad, leves graves o muy graves, con multas que pueden ascender a los 3.000 euros.

   Por otra parte,  como novedad se establece la posibilidad de establecer Áreas de Prioridad Residencial (APR), que sería el ámbito territorial conformado por el conjunto de vías públicas debidamente delimitadas y con continuidad geográfica en las que se implanta medidas de restricción de acceso, circulación y establecimiento de vehículos.

   El objetivo de estas zonas sería disminuir la intensidad de tráfico en zonas históricas residenciales o sensibles por cualquier motivo como puedan ser Russafa, Ciutat Vella o Benimaclet y se propone la creación de una tercera modalidad de la ORA para uso exclusivo de residentes, la zona vede.

   También, según esta propuesta, se regula a 30 km/h la velocidad en vías de un solo carril por sentido en atención a la demanda que les transmitió la Jefatura Porvincial de la DGT. El carril EMT-Taxi es exclusivo para este servicio público y el resto de servicios públicos urgentes y de emergencias. Por tanto, las motos no podrán ir por ellos.

CIRCULACIÓN DE LAS MOTOS

   Tampoco se permite en ningún caso a las motos circular en marcha por las aceras, aunque se les permite aparcar en algunas aceras, aquellas de más de 3 metros, mientras el ayuntamiento continua ampliando su aparcamiento en calzada. Para ello, se realizarán planes zonales que figurarán como anexo a una nueva ordenanza. Esta excepción no es válida para las flotas de motos de reparto.

   Asimismo, se modifica el acceso a los vados, y se aumenta de 9 a 12 toneladas el tonelaje de los vehículos que pueden entrar durante el día a la ciudad sin autorización.

   Además, se recupera el uso casi exclusivo de las zonas de cargas y descargas y se amplía su uso de 20 a 30 minutos, aunque los pequeños comerciantes también podrán usarlos para operaciones logísticas.

   Grezzi ha explicado que una vez presentado este borrador a la Junta de Portavoces del equipo de Gobierno queda pendiente el informe del abogado de la ciudad, de normalización lingüística y de lenguaje no sexista. Asimismo, se pasará al resto de grupos municipales para que presenten sus alegaciones antes de llevarlo al pleno para su aprobación.