Actualizado 30/03/2015 12:32 CET

Crítica de Cenicienta: Otro inocuo lujo de Disney

Lily James y Cate Blanchett
Foto: DISNEY
Cenicienta Cenicienta Cenicienta Cenicienta

MADRID, 27 Mar. (EUROPA PRESS - Israel Arias)

   La nueva Cenicienta es, para bien o para mal, exactamente lo que podemos esperar de un cuento de hadas dirigido por Kenneth Branagh para la factoría Disney: un espectacular, deslumbrante y ostentoso alarde de fantasía, magia y... cursilería.

   Tras Alicia en el país de las maravillas de Tim Burton, Oz un mundo de fantasía, la taquillera Maléfica de Angelina Jolie y aquella por momentos perversa travesura musical que fue Into the Woods, Disney sigue apostando por revisitar cuentos clásicos. En este caso el resultado visualmente es espectacular, pero más allá del lujo... la novedad es mínima.

   Solvente y eficaz. Pero también simple -que no austera- e impersonal. Cero riesgo parece que era, autoimpuesta o no, la premisa de Branagh a la hora de revisar el inmortal clásico de Charles Perrault.

   Tal y como acostumbra, el director de Mucho ruido y pocas nueces, Hammet o Thor cuida con mimo la puesta en escena, regalando a sus personajes de suntuosas presentaciones -especialmente en el caso de una Cate Blanchett que goza cada plano y cada una de las malévolas medias sonrisas de su madrastra- pero huyendo de cualquier relectura o matiz que enriquezca y haga más compleja la historia.

Previa YoutubeCargando el vídeo....

   Fiel a pies juntillas al cuento y visualmente excelsa hasta dejar al espectador boquiabierto, esta Cenicienta no aporta gran cosa al clásico de animación de 1950, simplemente el gustazo de ver cómo luce en todo su esplendor el mito hecho carne. Un reciclaje de lujo.

Para leer más