Actualizado 07/04/2016 19:08 CET

Christian Vincent, director de 'El juez': "El público camina espontáneamente hacia la comedia"

Rodaje de 'El juez', de Christian Vincent
JEROME PREBOIS

MADRID, 7 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El cineasta francés Christian Vincent dirige en el filme El juez al actor Fabrice Luchini cinco lustros después de haber trabajado juntos por primera vez. En esta ocasión, firma una cinta que camina entre la comedia y el drama y que se estrena en los cines españoles este viernes.

   "El público camina espontáneamente hacia la comedia, quieren relajarse e ir hacia la realidad", ha manifestado el cineasta durante una entrevista concedida a Europa Press, en la que ha reconocido que es incapaz de hacer un "drama real". "Siempre hay algo cómico en la vida", ha subrayado.

   Michel Racine (Luchini), tan duro consigo mismo como con los demás, es presidente de un temido tribunal de lo penal y es apodado "el presidente de las dos cifras", puesto que siempre dicta sentencias de más de diez años. Todo cambia el día en que Racine se topa con Ditte Lorensen-Coteret (Sidse Babett Knudsen), miembro del  jurado popular, de quien seis años antes estuvo enamorado.

   En esta ocasión, Vincent ('La Cocinera del Presidente', 2012) se introduce en un ámbito que, según ha reconocido, nunca le ha atraído y desconocía por completo: los juzgados. Sin embargo, ha admitido que era un buen lugar para mostrar un ejemplo de "convivencia" que a su juicio refleja la "expresión real de la democracia".

   Según ha explicado, en la película hay varios tonos. Por un lado, todo lo que ocurre en la sala, que mantiene un "tono teatral" y, por otro, lo que ocurre fuera, un contraste que compara con aquello que se desarrolla sobre un escenario y lo que tiene lugar "entre bambalinas".

   Asimismo, Vincent descubre en el juzgado un punto de encuentro entre personas que, de otro modo, nunca antes se habrían conocido. "Vivimos en nuestro medio, no salimos de nuestro ambiente, solo nos movemos entre gente que se nos parece", ha dicho el cineasta.

FABRICE LUCHINI, PROTAGONISTA

   El director de El juez imaginó a un protagonista "austero, nada amable, incluso bordeando la antipatía, cercano a la jubilación, un poco amargado y alguien que ya no cree en muchas cosas", ha explicado, una rigidez que contrasta con el carácter del actor que da vida a este personaje.

   En palabras de Vincent, es un actor "muy popular en Francia", de teatro y de cine, que cuando está en el plató de televisión o en la radio se convierte en alguien "incontrolable". Tal y como ha recordado, dirigió al intérprete en 1990 en 'La Discrète', un filme que tuvo mucho éxito y que le rescató del momento de "bajón" profesional en el que se encontraba.

   Preguntado por la complicidad entre los dos actores, Vincent ha asegurado que si el espectador la siente es algo positivo, aunque no es "necesaria": "Que se odien, se quieran o se atraigan no es muy importante".

   El cineasta ha destacado que ambos actores son muy diferentes. Mientras que él es "latino, habla mucho, toca la gente y siempre habla de sexo, "ella es danesa y tiene una cultura totalmente diferente". "Sin embargo, una vez en la pantalla son creíbles, ocurre algo entre ellos dos", ha asegurado.

   Respecto a la ironía que desprende este filme, Vincent ha señalado que siempre está presente, "incluso en las películas más serias y graves", motivo por el que incluye "cortes de humor". "Sabiendo que iba a encerrar a los espectadores durante una hora y media en la sala no podía dejarles solos con un presidente malhumorado y alguien a quien se acusa de haber matado a patadas a su hija", ha señalado.