Publicado 19/12/2019 14:40CET

Gonzalo Suárez, Medalla de Oro de los 25 Premios Forqué: "El feminismo se hubiese metido mucho con Peckinpah"

El escritor y director de cine asturiano Gonzalo Suárez.
El escritor y director de cine asturiano Gonzalo Suárez. - EUROPA PRESS - Archivo

   MADRID, 19 Dic. (EUROPA PRESS) -

   El director de cine y escritor asturiano Gonzalo Suárez cree que el movimiento feminista se hubiese metido "mucho" con el cineasta -y amigo cercano de Suárez- Sam Peckinpah, aunque sostiene que "confía" en que no se hubiesen dejado de ver sus películas porque las obras de aun artista "no tienen que ser penalizadas" por su "actitud personal".

   "Es algo que no tiene nada que ver, como pasa con Woody Allen. Yo creo que hay que seguir viendo sus películas, independientemente de si ha hecho o ha dejado de hacer algo, lo mismo que hay que seguir viendo los cuadros de Caravaggio aunque fuera un asesino", ha subrayado en un encuentro con los medios con motivo del reconocimiento a su trayectoria con la Medalla de Oro de la 25 edición de los Premios Forqué, otorgada por la Entidad de Gestión de Derechos de los Productores Audiovisuales (Egeda).

   Esta medalla, que se entregará el próximo 11 de enero durante la gala de los Premios Forqué, premia la trayectoria en el cine español de Suárez, que cuenta con más de 25 películas a sus espaldas en las que ha participado como productor, guionista y director y se une a otras figuras cinematográficas que han sido distinguidas con este reconocimiento, como Santiago Segura o Carlos Saura, entre otros.

   "Nunca he buscado un premio, pero por eso siempre los he agradecido mucho más, especialmente este porque ha sido totalmente inesperado", ha señalado el cineasta.

   En este sentido, el presidente de Egeda, Enrique Cerezo, ha definido al director asturiano como uno de los "mayores exponentes" del cine español, al tiempo que ha destacado la necesidad de "potenciar y defender" la figura del productor audiovisual.

   A pesar de que confiesa estar actualmente "más centrado" en la escritura, su "único aleccionamiento" para hacer cine, Suárez asegura sentir "el deseo" de seguir haciendo películas porque para él "el cine es la más extraordinaria y mágica profesión".

   "Si escribo más de la cuenta es porque no tengo la oportunidad de hacer cine. Yo tenía la ilusión de hacer la película que había escrito con Peckinpah, aunque parece que no quieren que la haga yo. Me vengaré", ha bromeado.

   El cineasta, que afirma no ver sus películas "más de una vez", ha matizado que también debe su inicio en el mundo cinematográfico al fútbol, a la escritura y al "aprendizaje soberbio" que supuso para él el periodismo, una carrera que le mantuvo "muy activo" y le permitió conocer "lo que no quería hacer" dentro del cine.

"NO SOY MUY AMIGO DE ENTRAR EN ACADEMIAS"

   Suárez, que ha presidido recientemente la Cátedra de Julio Cortázar en la Universidad de Guadalajara en México, ha confesado que no es "muy amigo" de formar parte de Academias porque considera que es un contexto que le "condiciona" y le "quita" la libertad que le produce hacer películas.

   Asimismo, cree que el cine "sigue vivo", pero que se ha perdido la relación que se tenía con él, a pesar de que actualmente se hagan más películas. "Hay una paradoja. Se hacen más películas que antes, pero se pierde la ilusión por esperar como antaño la película de turno", ha subrayado.

   El director ha matizado que el tipo de cine que le gustaría hacer es "ese que es más difícil que encarguen y que no se parece a otro" porque, a su juicio, todas las películas que se hacen hoy en día "se parecen".

   "Ahora se ha un cine más mimético, ya no es un arte porque hace tiempo que perdió su frescura iniciática", ha destacado.