Lambert Wilson: "Pocos temas son tabú en el cine francés, pero la amistad es sagrada"

Actualizado 08/07/2015 11:32:35 CET
Actor Lambert Wilson
EUROPA PRESS

MADRID, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

El próximo viernes llega a los cines españoles la película francesa 'Barbacoa de amigos', un filme dirigido por Enric Lavaine en el que las amistades que tiempo atrás estaban idealizadas topan con la realidad y con el paso de los años.

Lavaine ha viajado a Madrid junto al protagonista de esta historia, Lambert Wilson ('De dioses y hombres', 'Matrix Reloaded') para presentar la película, una oda a la amistad imperfecta y a los lazos que convierten las relaciones en familias, que en Francia ya ha llevado a las salas de cine a cerca de dos millones de personas desde su estreno el pasado mes de abril.

Lambert Wilson se mete en la piel de Antoine, un hombre de 50 años que sufre un ataque al corazón y que decide cambiar su estilo de vida y el de sus amigos de toda la vida, con quienes comparte secretos, confidencias, vacaciones y muchas barbacoas, una situación con la que el actor se siente "muy identificado", según ha indicado durante una entrevista concedida a Europa Press.

El intérprete ha confesado que hace cuatro años sufrió una depresión que él vivió como un "enorme cambio". "La vida se me mostró distinta y muchas cosas ya no me interesaban, buscaba la verdad y la ambición profesional cayó por su propio peso. Como el personaje principal, que abandona su profesión y empieza a decir las cosas a la gente", cuenta el actor.

Según cuenta Wilson, "en el cine francés hay pocos temas que sean tabú" pero la amistad es "bastante sagrada como tema", porque "está embellecida y tiene un valor intocable". En 'Barbacoa de amigos', en cambio, "el director y los actores dan una patada fuerte a este tema", lo que provoca que aparezcan "bastantes viejas hipocresías".

Wilson ha probado suerte en el cine estadounidense, donde siempre se ha metido en la piel del malo de la película. "Para los americanos el francés siempre es el malísimo, por eso no me quedé, porque es muy aburrido. El encanto español es más sexy para ellos; el francés es un poco ridículo y pasado de moda".

Además, otro problema con Hollywood son "las series", un formato que el actor no puede soportar: "No me puedo ir tanto tiempo y encerrarme en un papel tantos años, es algo que es técnicamente imposible para mí, así que tengo un problema con América ahora mismo porque los agentes solo te hablan de eso", indica.

ENVIDIAS Y DIFERENCIAS EN LA AMISTAD

El director francés Enric Lavaine quería hacer una película autobiográfica y por ello decidió contar la vida de sus propios amigos y su "franja de vida" porque, según ha indicado en declaraciones a este medio, "se tiene tendencia a glorificar la amistad y no se ve incluso la violencia que hay".

Para el cineasta, "el problema de los amigos es que al principio todo es de color de rosa, pero al cabo de 30 años los amigos se transforman en una especie de familia, con envidias y diferencias, algunos incluso se han hecho aburridos". "Además, cuando hay un divorcio resulta algo muy violento porque el grupo ha de decidir a quién escoge y para quien queda excluido eso es terrible", añade.

Otro elemento importante en esta película es la comida, algo "muy importante" para los franceses, porque, según señala, "en los grupos de amigos ha sustituido al desmadre". "Es inimaginable recibir a amigos sin darles de comer, en España se encuentran en los bares, se cocina menos para los otros. Pero aquí, una comida es una cuestión de estado".

Wilson no está muy a favor de la intervención del estado, pero admite que la realidad es que Francia produce alrededor de 250 películas cada año, una cifra alejada de las que se alcanzan en Italia o España.

Para leer más

Sensacine