Actualizado 31/05/2007 19:52 CET

Calvo dice que cuando tengan "elementos suficientes" llevarán el caso del Odyssey a la Fiscalía

MADRID, 31 May. (EUROPA PRESS) -

La ministra de Cultura, Carmen Calvo, aseguró hoy que si el pecio extraído por la empresa estadounidense Odyssey "no estuviera en nuestras aguas españolas, tenemos derecho a reclamar tanto por nuestras leyes como por las internacionales que hemos suscrito". "Cuando tengamos elementos suficientes, iremos también a la Fiscalía para que actúe", advirtió Calvo.

Tras la constitución del Patronato de la Fundación Instituto de Cultura Gitana, Calvo confirmó a los medios de comunicación que el Gobierno español ha presentado una demanda legal ante un tribunal federal de Tampa (Florida) contra la empresa Exploración Marina Odyssey, pero matizó que "habrá que tener pruebas para demostrar si se ha producido o no un delito contra nuestro patrimonio y contrabando de bienes culturales".

"Habrá que demostrarlo, bien porque se haya producido en nuestras aguas o bien porque haya sido extraído patrimonio español" indicó la titular de Cultura, quien añadió que si ganamos el caso, el 'tesoro' formará parte de las colecciones históricas de la Junta de Andalucía.

Asimismo, destacó que el caso ha sido encargado al "prestigioso" abogado James Gold, especialista en recuperar patrimonios culturales para gobiernos europeos y recordó que ya ha habido dos casos-- los restos de dos fragatas españolas, 'Juno' y 'Galga', hundidas en las costas de Virginia y expoliadas por la empresa Sea Hunt-- "en los que nos han dado la razón los tribunales norteamericanos".

También indicó que el Ministerio de Cultura ha pedido información a los Estados Unidos y al Reino Unido sobre los permisos aduaneros que ellos dieron para el Boeing que viajó a Tampa con el cargamento. "La empresa está siendo opaca dando información. Además, esta empresa no aceptó nuestras condiciones, que era contar con la vigilancia de de nuestros cuerpos de seguridad del Estado, en este caso de la Guardia Civil, y con la presencia de buzos arqueólogos españoles, bien pertenecientes a Junta Andalucía o bien al Centro de Cartagena".

Explicó que el origen de todo fue la búsqueda del 'Sussex'. "Ellos querían identificarlo, y el Gobierno británico nos confirmó ese interés. Pero luego no aceptaron nuestras condiciones", añadió Calvo.

BUSCABAN "NEGOCIO"

En esta misma línea, denunció que esta empresa norteamericana buscaba el "negocio" con nuestro patrimonio histórico. "Es como si alguien dice que por qué no vendemos un pedacito de La Alhambra, que se vendería carísimo. Para nosotros, lo que está hundido es objeto de investigación, no de extracción para vender. Dos criterios muy diferentes", matizó.

Por último, recordó que en el estrecho hay según los expertos cerca de 400 pecios hundidos, y esta cantidad es imposible de albergar por ninguna institución, según la ministra, "pero no queremos que lo expolien", declaró.