Ernesto Caballero recrea la "mítica cafetería" del María Guerrero por los 40 años del CDN y defiende a Lluís Pasqual

Elenco de un bar bajo la arena
EUROPA PRESS
Actualizado 26/09/2018 15:05:26 CET

MADRID, 26 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Teatro María Guerrero acoge, hasta el 25 de noviembre, la obra 'Un bar bajo la arena' que, escrita por José Ramón Fernández y dirigida por Ernesto Caballero, recrea "la mítica cafetería del teatro" para homenajear al teatro y al espectador y celebrar el 40 aniversario del Centro Dramático Nacional.

Así lo ha hecho saber Caballero quien, en rueda de prensa con motivo de la presentación de la propuesta, este miércoles 26 de septiembre, ha matizado que Lluís Pasqual "también fue un pilar para este teatro" así como una "referencia para el teatro español contemporáneo" formando parte "del patrimonio cultural inmaterial".

"La edad en el arte no depende de los años y la sensibilidad hacia la igualdad no depende del género", ha expresado para definir como algo "muy injusto" y "de una gran torpeza artística" el cuestionamiento "de un gestor" como ha sido Pasqual en el Lliure, un teatro cuya presentación en Madrid fue acogida por el María Guerrero.

Una idea que ha compartido Fernández, quien ha expresado que "su vida no sería la misma sin los espectáculos" de Pasqual, un "personaje fundamental" para el teatro español y "un referente" para él.

Precisamente, 'Un bar bajo la arena' supone un recorrido por la historia del teatro así como una reivindicación del legado teatral "más inmediato". "La sociedad a veces olvida eslabones esenciales y contribuciones artísticas que formaron parte de nuestro patrimonio", ha señalado el director.

De este modo, a través de 13 actores -Pepe Viyuela, Isabel Dimas, Carmen Gutiérrez, Juan Carlos Talavera y Janfri Topera, entre otros- que interpretan a cerca de 50 personajes -personalidades "imprescindibles" y "referentes" de la historia del teatro español- y de una escenografía que simula la antigua cafetería y que invita al espectador a formar parte de ella, el montaje, "cargado de vitalidad", conforma "un carrusel de sueños" jugando con la ficción y la realidad y con una "deliberada fusión entre los actores y los personajes que interpretan".

En este contexto, Fernández ha matizado que con la puesta en escena "todos los espectadores" están en la cafetería debido a que se ha moquetado toda la sala con los dibujos que aparecen que en el papel que forran las paredes, transmitiendo la sensación de unidad. "Lo que podíamos hacer era evocar el recuerdo del espectador, y recordar la primera vez de cada uno", ha explicado.

De este modo, a través del texto, han hecho un recorrido "por ese emblemático lugar" donde, según ha relatado, "había desde quien encontraba trabajo hasta quien encontraba al amor de su vida" constituyendo una obra que "es una celebración de la vida, del gozo de haber vivido el teatro y de lo que aún queda".

"Aunque, en mi caso, al escribirlo sí sentí cierta melancolía, que creo que no se ha transmitido a la obra", ha matizado para añadir que "todo lo que se dice está sacado de piezas que se representaron en el Teatro María Guerrero", así como los actores y los personajes.

En cuanto a la estructura, ha explicado que "no es argumental" y que se trata de una estructura que se acerca más a la de "musical o revista" jugando con escenas cómicas y dramáticas". "Es una ametralladora de sensaciones y emociones al recuerdo", ha señalado.

Viyuela, que, entre otros, interpreta a José María, el "espectador ideal" ha expresado que con la pieza quieren "salir reconfortados con el hecho teatral". "Esto fue una cafetería, lego fue una sala, y ahora son las dos cosas", ha dicho en referencia al espacio.

Por último, Caballero ha especificado que "el objetivo final" es "hacer público" pero no "amontonar espectadores". "No es un ejercicio de memoria, es una incitación a la lectura dramática y de escena, y al arte del teatro", ha concluido.