El Instituto Francés homenajea a Eduardo Arroyo con una exposición que recorre su paso por Francia

Eduardo Arroyo Recorre El Prado A Través De Sus Obsesiones En El Libro 'Al Pie D
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 05/11/2018 18:50:01CET

MADRID, 5 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Instituto Francés acoge la exposición 'Eduardo Arroyo: un itinerario francés', un homenaje al artista español, fallecido el pasado 14 de octubre, que muestra "sus recuerdos" en el Liceo Francés, "un enclave de libertad" que le permitió desarrollarse como artista y como persona al huir de una España asolada por la Guerra Civil.

"La muestra hace referencia a lo que Eduardo Arroyo vivió en el Liceo Francés, que es el terreno donde empezó a pensar. Nació en Madrid en el 37, en plena Guerra Civil, pero a los 5 años sus padres le enviaron a Francia, al Liceo", ha relatado la comisaria de la muestra, Fabienne Di Rocco, en una conversación con Europa Press, quien ha matizado que "la exposición ya estaba preparada antes de su muerte".

Es precisamente ahí donde el artista entró en contacto con la literatura de autores como Voltaire, Rimbaud o Baudelaire, intelectuales que "fueron muy importantes para su vida" y que, además de pintar y esculpir, le incitaron a escribir tanto en español como en francés.

De este modo, la exposición cuenta con 4 óleos, 1 collage y 10 caricaturas del artista que sólo se expusieron en 1955, 30 obras sobre papel, y vitrinas que evocan la relación del artista con Francia. Asimismo, se presentará el documental 'Arroyo. Exposición individual' de Alberto Anaut (una producción del Círculo de Bellas Artes) que dura 24 horas, en el que el artista contesta a las preguntas del director.

"Son sus recuerdos de aquella época y en realidad el corazón de la exposición son los documentos que están en las vitrinas que conforman recuerdos suyos de toda su infancia y de sus años en el Liceo: de cuando le echaron por su mala conducta, de cuando estuvo estudiando periodismo y de cuando hacía caricaturas", ha narrado.

Di Rocco ha querido destacar el carácter "polifacético" de Arroyo como artista que triunfó como pintor, como escultor y como escritor, y lo ha definido como "una persona muy especial con mucha fuerza". Así, ha precisado que lo que más le gustaba era "no perder el tiempo" y "trabajar todo el rato. "El era energía y entusiasmo siempre", ha dicho.

En este punto, ha subrayado que "siempre fue muy crítico" con las formas autoritarias de gobierno y ha mencionado su obra 'Los cuatro dictadores', de 1963 y expuesta en el Reina Sofía, un políptico que reúne en imágenes paralelas a Franco, Salazar, Hitler y Mussolini.

Por último, ha señalado que una de las obras que dejó sin terminar fue un óleo que se iba a llamar 'La bella y la bestia' y que muestra a algunas de las figuras totalitarias del siglo XX como Stalin o Lenin. "Eduardo sigue siendo una persona muy peligrosa para el orden de nuestra sociedad", ha bromeado.