Publicado 20/12/2021 14:53CET

El Prado reflexiona con Brais Rodriguez sobre la desgracia de la pérdida de imágenes a partir de estampas antiguas

El autor de la exposición de las piezas del fanzine, Brais Rodríguez con una de las piezas, en el Museo de El Prado, a 20 de diciembre de 2021, en Madrid, (España). La exposición, bajo el título ‘La era de las imágenes desaparecidas’, reflexiona sobre el
El autor de la exposición de las piezas del fanzine, Brais Rodríguez con una de las piezas, en el Museo de El Prado, a 20 de diciembre de 2021, en Madrid, (España). La exposición, bajo el título ‘La era de las imágenes desaparecidas’, reflexiona sobre el - A. Pérez Meca - Europa Press

   El fanzine 'La era de las imágenes desaparecidas' trata sobre una pandemia que hace desaparecer imágenes en cuadros, grabados y dibujos

   MADRID, 20 Dic. (EUROPA PRESS) -

   El artista coruñés Brais Rodríguez ha tejido a partir de estampas que datan de los siglos XVI al XIX, conservadas por el Museo del Prado, un fanzine que reflexiona sobre el valor de las imágenes y la "desgracia" de su desaparición, en esta historia que narra el estallido de una "pandemia desconocida" que lleva a la sociedad al "desconcierto" y la "violencia".

   Con el titulo de 'La era de las imágenes desaparecidas', este proyecto gráfico se ha presentado este martes 20 de diciembre en el Museo del Prado, que invitó a Rodríguez a crear esta historia basada en los grabados que componen el 'Álbum de estampas como modelos para el aprendizaje artístico' y que fueron reunidos por Juan Clemente Brignardelli en el siglo XVIII para ser usados diariamente por los alumnos de la Escuela de Dibujo de Cádiz.

   El desgaste de las 420 estampas de este álbum ha llevado a la pinacoteca, que adquirió el cuaderno a Caylus Anticuario en 2017, a querer dar importancia a esa "desgracia" que supone la desaparición de las imágenes, una petición que Rodríguez ha recogido en el proyecto a partir de la transformación de las láminas con métodos como el collage y la edición, en blanco y negro, y cambiando rostros por siluetas en la mayoría de los casos para dar "unidad" a las páginas.

   El fanzine narra así la reacción de toda una sociedad ante lo "desconocido", en este caso una "extraña pandemia" que empieza a "ensuciar" y "manchar" imágenes de dibujos e ilustraciones, iniciando su desaparición ante los ojos atónitos de artistas, autoridades y población, según ha detallado el propio autor en declaraciones a Europa Press.

   Así, señala que la historia se enfoca en el "gran desconcierto" e "inestabilidad" de la sociedad, que en este caso responde con "violencia" y "disturbios" en medio de una "búsqueda de culpables" ante el "miedo" que genera que "sus recuerdos, memoria y herencia" se estén borrando.

   "El cómic aborda el desconcierto, qué es lo que sucede cuando pasa algo y no somos capaces de obtener una explicación al respecto. Es como una comparación con lo que pasa ahora con el Covid-19, que no es culpa de nadie, pero nos echamos la culpa los unos a los otros", ha indicado Rodríguez

   Asimismo, ha señalado que su narración incide en que "los seres humanos no pueden controlar todo" y "hay que aprender a vivir con ello", una semejanza más del cómic con la situación actual, pero por "pura coincidencia".

   Y es que, los 500 ejemplares de este fanzine, que ha sido coeditado por Caylus Anticuario y Carne Líquida --nombre bajo el que autoedita Rodríguez--, salieron de imprenta en diciembre de 2019. La presentación estaba prevista para marzo de 2020 en paralelo al final de la exposición 'El maestro de papel. Cartillas aprender a dibujar de los siglos XVII al XIX' en el Prado, pero la crisis sanitaria hizo que se quedasen guardados en cajas durante dos años.

   "Nos damos cuenta ahora de que una historia que representa lo que conlleva la desaparición de las imágenes es lo que todos hemos vivido", ha apuntado al respecto, el jefe de Conservación de Dibujos y Estampas del Museo del Prado, José Manuel Matilla.

   Para él, el fanzine se ha convertido, "sin pretenderlo", en una "alegoría de los miedos y los riesgos que las sociedades experimentan ante lo desconocido", mientras, ahora, su tardía presentación "simboliza la luz al final del oscuro túnel que la sociedad está atravesando".

   El cómic se puede adquirir por tres euros en la Tienda Prado, así como de forma personal a través de la redes sociales del autor, mientras se distribuirá también en librerías especializadas. Además, puede descargarse de forma gratuita en la tienda online de la pinacoteca.